jueves, 29 de octubre de 2015
lo que se viene

La nueva película de Capusotto ya tiene póster

Energia Entusiasta mostró el póster final de Kryptonita (2015), la nueva película de Nicanor Loreti, que adapta la maravillosa novela homónima de Leonardo Oyola.

¿Por qué Kryptonita muestra a Diego Capusotto como el Joker, y a Juan Palomino, Nicolás Vázquez, Pablo Rago y Diego Cremonesi, entre otros, como la Liga de la Justicia?
Porque esta película cuenta cómo sería la vida de Superman si en lugar de haber caído en Metropolis hubiese aterrizado en Isidro Casanova, una localidad del profundo conurbano bonaerense argentino. 
No se engañen. No esperen una parodia zonza sin contenido que busca agarrarse de las tetas de Batman V Superman. En Kryptonita van a encontrar un relato profundo, aggiornado a nuestras vivencias como argentinos, y un retrato muy acabado de lo que es crear un lazo de familia aún en la urgencia más fuerte. 
Kryptonita está dirigida por Nic Loreti, quien también se hizo cargo del guión junto a Camilo De Cabo, y como dijimos, protagonizada por Juan Palomino (Nafta Super/Superman), Pablo Rago (El Federico/Batman), Nicolás Vázquez (El Faisán/Linterna Verde), Diego Cremonesi (El Ráfaga/Flash), Lautaro Delgado (Ladi Di/Wonder Woman), Diego Velázquez (El Tordo) y Diego Capusotto (Corona/Joker).
La película tendrá su premiere mundial en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata (a principios de noviembre) y está programada para estrenarse en las salas argentinas el 3 de diciembre de este año.
Sinopsis
El Tordo trabaja como médico “nochero” en el hospital Paroissien. Acostumbrado a trabajar varios días sin dormir cubriendo los turnos de otros médicos a cambio de dinero, su vida es gris y sin futuro aparente.
Junto a Nilda, la enfermera de turno, una mujer de 50, creyente en Dios y las buenas costumbres, pasa sus días y noches manteniéndose despierto a fuerza de pastillas.
Pero esta noche todo cambiará.
Por sorpresa, aparece en el hospital la Banda de Nafta Súper: un grupo de ladrones muy famosos en toda la zona. Y traen nada menos que al mismísimo Nafta Súper, herido de muerte.
A punta de pistola, el Tordo es obligado a revivirlo dándole una descarga eléctrica “que mataría a cualquier otro ser humano”. Pero no al Súper, que revive y queda en coma. Los miembros de la banda toman a Nilda y a él mismo de rehenes. Al mismo tiempo, los demás ocupantes del hospital huyen, sabiendo que la policía viene para matarlos a todos.
Poco a poco, el Tordo se va dando cuenta de que no está junto a gente normal: cada miembro de la banda tiene un poder diferente. Ráfaga, el mas “pesado”, tiene una velocidad al borde de lo inverosímil, el que le dicen Juan Raro, una inteligencia que no es de este mundo, el tal Faisán, un anillo verde que se ilumina y que pareciera ser un arma…
Ellos le explican al Tordo que deben esperar a que se haga de día, para que Nafta reviva. Así: como por arte de magia.
Durante la noche, el Tordo y Nilda escuchan diferentes historias acerca de Nafta Súper, su invulnerabilidad y sus extraordinarios poderes.
Al mismo tiempo, el exterior del hospital es rodeado por policías, que vienen a eliminar a Súper en su momento de mayor vulnerabilidad.
Y es por orden de Sabiola, “el Pelado”, su peor enemigo.
Para ello esperan la llegada de un mediador, Corona, un extraño policía y de un oficial gigante llamado Cabeza de Tortuga, el único que una vez pudo hacerle el aguante al Súper.
Esa noche, al borde de la muerte, el Tordo comprenderá que las leyendas son reales, y que hay veces en que no queda otra opción que creer…
Finalmente, el enfrentamiento entre la banda de Nafta Súper contra Cabeza de Tortuga y la policía será épico, y con un final tan inesperado que solo podrá ser obra divina.