jueves, 08 de junio de 2017
EXCLUSIVO DE PRIMICIASYA.COM

La interna jamás contada entre José Ottavis y su exmujer, quien no ve al hijo hace 6 años

Este medio averiguó la historia de principio a fin entre el dirigente político y Laura Elías, su expareja y madre de Francisco, niño al que no ve desde el año 2011.

La historia de José Ottavis con su ex Laura Elías tuvo un quiebre fundamental en 2003, año en el que nació Francisco Ottavis, único hijo de ambos.

En el año 2005, Laura se separó del dirigente político y la Justicia le dio la tenencia a ella. En aquel momento, según pudo averiguar este medio, Elías comenzó a preguntarse por la entrada de dinero injustificada, hecho que permitió que se muden a un piso en Caballito. Fuentes confiables le indicaron a este portal que cuando Laura preguntaba por el origen del dinero, Ottavis se ponía muy violento.

Tan grande se habría puesto la situación de violencia que ella decidió irse a la casa de sus padres, debido a los golpes que le habría propinado Ottavis. "Soy un funcionario, hacé la denuncia, te acompaño. En dos segundos te hago pasar por loca", habría sido la respuesta del político cuando ella intentaba poner un freno a estas acciones.
Embed
En el medio, Ottavis comenzó una relación con Mayra Mendoza, una compañera laboral que también habría sido violentada y habría perdido un embarazo de él.
Según cuentan personas cercanas a esta relación, durante el vínculo amoroso de Elías y Ottavis, él tenía un gran problema con el alcohol, no así con la cocaína. Su familia prefiere evitar decirle que se interne ya que él los ayuda económicamente.
De 2005 a 2011, Ottavis vio dos veces por semana a su hijo Francisco y la cuota de alimentos dependía de cada mes. La Justicia, tiempo después, ordenó que debía $10 mil de alimentos, que el dirigente debió abonar. "Es vengativo, entiende a la función pública para hacer negocios y tener impunidad", comentó alguien que conoce la interna a PrimiciasYa.

En 2011, cuando Ottavis asume como diputado, inició una medida cautelar alegando que el hijo "corría un riesgo inminente" al lado de su madre, cosa que nunca habría podido justificar. El 13 de julio de 2011, la jueza decidió sacarle la tenencia a Laura y se decidió que lo iba a ver tres veces por semana, tres horas cada día, junto a un asistente social. Pasaron once asistentes y ninguno aceptó el caso.

En estos seis años, Francisco se quedó con su padre, pero según pudo averiguar este portal, una empleada de Ottavis es quien más lo vería al joven de 13 años, que debería estar en 1° año de la secundaria, pero no está asistiendo.

En las próximas semanas, el defensor de menores citaría una audiencia para juntar a las partes y que Laura pueda ver a su hijo Francisco y llegar a un arreglo más conciliador para ambas partes.