martes, 23 de mayo de 2017
impactante

La escena de sexo en la que Natalia Oreiro sostuvo que un actor se fue de libreto

"Una vez, trabajando en el exterior con un actor, se fue de copas y me quiso avanzar", declaró la actriz. Esta es la escena en cuestión.

Aunque no quiso dar nombres, Natalia Oreiro dio precisiones de algunos momentos difíciles que tuvo que atravesar con el actor cubano Jorge Perugorría durante el rodaje de "Lynch", una miniserie rodada en Colombia. Ambos interpretaban los personajes de Isabel y Jerónimo.

"Una vez, trabajando en el exterior con un actor, se fue de copas y me 'quiso avanzar'. Y al principio uno como que dice 'bueno, tenemos que seguir trabajando juntos, ponete las pilas, no me interesa nada', pero él se puso denso y lo tuve que detener físicamente. Lo empujé muy fuerte y me fui del lugar donde estábamos", relató la actriz uruguaya en diálogo con Franco Torchia.

natalia oreiro 2.jpg


"Tuve que seguir trabajando con él. Y posteriormente a eso, en una escena que teníamos que hacer, ya habíamos pautado la dinámica de la escena... Era una escena romántica. Habíamos pautado que él me sacaba la camisa, pero que yo abajo tenía un corpiño, pero en el medio de la escena él me arranca el corpiño. Obviamente yo me puse muy mal pero él siguió con la escena. Cuando terminó, me fui a hablar con el director y me pidió repetirla", explicó Oreiro.

Oreiro indicó que luego denunció la situación ante el productor de la miniserie y que elevó una nota al respecto: "Ahí contaba que no sólo había sufrido este tipo de acoso sino que también puse una parte de mi contrato en la que hablaba de eso. No puntualmente del acoso porque es algo que uno no prevé nunca. No podés poner en un contrato que si alguien te acosa, no debe de hacerlo. (...) Pero sí había una cláusula que decía que yo podía decidir qué hacer con mi cuerpo, dónde exponerme y dónde no".

Sin nombrarlo, Natalia explicó que Perugorría luego pidió disculpas y que se excusó argumentando sus "problemas con el alcohol". Esta es la escena en la ficción de la que hablaba Oreiro.

Embed