martes, 26 de septiembre de 2017
Exclusivo de PrimiciasYa.com

La decepción amorosa por la que sufrió Celia Fuentes antes de su muerte

La última pareja de la modelo española se encontraba en Londres cuando ella falleció. Habían terminado la relación días antes de conocerse la drástica noticia.

El pasado miércoles el mundo del espectáculo español -y también el argentino- se vio sorprendido por la muerte de Celia Fuentes, una modelo e influencer con una prometedora carrera y que poco tiempo atrás había sido vinculada con Facundo Moyano. La joven fue hallada sin vida en su casa de Madrid.

Si bien las primeras versiones indicaban que había muerto por una sobredosis de pastillas, el diario español El Mundo reveló que su padre la encontró ahorcada en su casa.

"Al parecer fue su padre, general del Ejército ya retirado, quien se la encontró colgada de la escalera con una sábana, a las nueve y media de la noche. Era la tercera vez que lo intentaba", reveló el medio español.

De acuerdo a un testimonio del entorno al mencionado medio, la joven sufría de depresión y no se trataba. Además, habría sufrido un reciente desengaño amoroso que habría sido determinante en el trágico final.

Celia


PrimiciasYa.com pudo averiguar que Celia se había enamorado de Alejandro Lillo, un apuesto joven de 21 años con el que compartía profesión con Fuentes. Era modelo e influencer, aunque no precisamente en este orden.

De hecho, Lillo fue descubierto en Instagram y de ahí comenzó a hacer sus primeros pasos en el mundo de la moda.

Cuando sucedió la trágica muerte de Celia, el modelo se encontraba trabajando en Londres, y al día siguiente regresó a España y aún no se ha manifestado sobre lo ocurrido.

Aunque él nunca ha reconocido la relación sentimental que le mantuvo unido a Fuentes, lo cierto es que existen evidencias gráficas de algunos de los viajes que ambos compartieron. Entre ellos el que hicieron hace unos meses a Paris.

Embed

París je t'aime ❤️

Una publicación compartida por Alejandro Lillo (@alejandrolillo_) el


"Ella estaba muy enamorada de él, pero él no. Era un amor no correspondido, aunque las amigas de Celia dicen que algo tuvieron. Él no tiene culpa de nada", le contó una fuente fehaciente a este portal.

Oriunda de Valencia, Celia se hizo conocida en España el año pasado, cuando participó del reality Quiero Ser, conducido por Sara Carbonero. Ese fue el primer paso de su carrera como influencer: se calcula que cobraba 500 euros por cada foto con publicidad para las marcas que auspiciaba.

En nuestro país, al enterarse de lo sucedido, Facundo Moyano dijo al programa Nosotros a la mañana (El Trece): "Me pone muy triste esto. Solo puedo decir eso".