martes, 17 de noviembre de 2015
La gran duda

¿Florencia de la V está en la quiebra o lleva adelante una estrategia judicial?

Es extraño que haya contado abiertamente lo que vive con su ex socio. Además de dar lástima por no tener plata para darle de comer a sus hijos pasó a alquilar un departamento de 36 mil pesos mensuales. 

No se sabe a ciencia cierta si Florencia de la V realmente está en la quiebra o lleva adelante una estrategia judicial en pos de ganarle el juicio a su ex socio, Gonzalo Fariña. Es extraño que ella se haga cargo de toda la situación de manera pública siendo que siempre fue una gran negadora de escándalos.
Ahora llegó a la tapa de la revista Gente y dejó una frase que hace pensar a propios y ajenos. ¿Cómo es que se llega de no tener plata para darle de comer a sus hijos a pasar a alquilar un departamento de 36 mil pesos mensuales?

Recordemos que ayer Florencia en la pantalla de América destapó una olla que no había tocado jamás: dijo que aceptó hacer “Tu cara me suena” porque no tenía plata para darle de comer a sus hijos. 
“Yo tenía el contrato con Telefe que no se hizo. Iba a hacer Fiesta en la cocina. Fue una seguidilla, me pasa esto de la empresa y a los dos días muere mi hermano, mi mejor amigo, estaba desolada, yo me acuerdo que fui a la presentación de Telefe era una persona sin alma. Hoy te lo cuento con total honestidad, vos me preguntaste lo de la Mona Jiménez (lo imitó en el programa “Tu cara me suena”) fue por eso, para darle de comer a mis hijos”, contó Flor.
Y agregó: “Me costó mucho hablar de este tema. No quería decir lo que estaba pasando. Telefe se portó mal en ese aspecto conmigo. Hice dos años la peluquería exitosamente y ellos me habían prometido un programa que después no lo cumplieron. El deber de ellos era que yo cumpla la parte del contrato que tenía pero me sugirieron que haga “Tu cara me suena”. Lo hice porque le tenía que dar de comer a mis hijos, literalmente. Después por suerte vino lo de Carmen Barbieri”.
Cuando se le preguntó si hubiese formado parte del ciclo si no necesitaba el dinero, De la V fue tajante: “Lo hubiera hecho en otro contexto. Digo en la forma que obligaron a que lo haga. Estaba con el duelo de mi hermano, lo que me había pasado en la empresa, no daba. Y Tomás (Yankelevich) sabía lo que me había pasado con mi socio, con mi amigo, eso fue lo que a mí me pasó”.