miércoles, 11 de marzo de 2015
Impactante revelación

El mejor amigo de Sofovich confirmó que el conductor barajó un plan para matar a su ex

Avelino Tamargo, amigo de Gerardo Sofovich, confirmó el plan macabro del fallecido conductor: “Esto demuestra que Gerardo amaba intensamente a Sofía”, señaló.

Avelino Tamargo confirmó la escalofriante historia que dio a conocer Ángel De Brito hace unos días y que generó un fuerte impacto mediático.
Cuando el periodista reveló este episodio, hubo quienes pusieron en duda la veracidad de los mismos. Sin embargo, De Brito se mantuvo fiel a su palabra e invitó a que chequearan todo el material. Así fue como se llegó a consultar a Avelino Tamargo, una de las dos personas a las que Sofovich había elegido para compartir su plan frustrado.
En una nota radial en Mañana Sylvestre, por Radio Del Plata, Tamargo ofreció nuevos detalles: "Lo que contó Ángel fue cien por ciento cierto, lo único es que no fue en Punta del Este, sino en el Delta del Tigre. Él venía hace mucho diciendo que se compró un revólver y que había empezado a estudiar el tema del arresto domiciliario, por la edad... todas pavadas de él. Hasta que un día me contó lo que iba a hacer. Yo le decía que estaba completamente loco, que no tenía sentido. Le decía: 'Pensá que matas a toda una familia que tiene dos hijos', pero él estaba tan cebado que no lo pude convencer. Y, sinceramente, mucho no le creí, porque lo conocía. Él era una persona que parecía muy pasional, pero en el fondo era demasiado racional", contó.
Luego agregó: "Esto me lo contó una vez terminado el tema: la invitó a tomar algo al barco, en San Fernando, fueron a dar una vuelta y él había llevado el revólver, pero lo escondió abajo, y dijo: 'La voy a matar y me voy a matar'".
"Esta anécdota lo muestra de cuerpo entero, una persona que parecía que te odiaba, pero en el fondo se buscaba reconciliar. No sólo pasó de no matarla sino que se reconcilió, y fue el tiempo que más duró", indicó.
Por último, afirmó que Sofovich estaba rotundamente enamorado de Oleksak, pero con la misma fuerza que la amaba, cuando estaba mal, la odiaba: "Gerardo tenía un amor totalmente ciego por ella. La amaba con toda su alma, no entraba en razón de nada y no soportaba una pelea con ella ni una crítica. Una vez me llamó llorando para que lo vaya a ver y estaba devastado".