miércoles, 30 de marzo de 2016
BISAGRA

El FBI desbloqueó el iPhone de un terrorista sin ayuda de Apple

La empresa se había negado a facilitar el acceso al celular del extremista islámico que asesinó a 14 civiles en California en diciembre.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos declaró que el FBI logró acceder a todo el contenido del iPhone usado por el terrorista islámico autor de un brutal atentado en California en diciembre pasado en el que murieron 14 personas. De esta forma, el gobierno ya no necesitará la ayuda de Apple para desbloquear el celular, un reclamo que provocó una inédita batalla legal en Estados Unidos.

El gobierno estadounidense informó en documentos enviados al tribunal de California en el que se procesó la batalla legal contra Apple que los investigadores “accedieron con éxito a los datos guardados” en el teléfono del atacante de diciembre pasado y ya no necesitarán la colaboración de Apple, la fabricante de los iPhone.

La noticia se conoció apenas unos días después de que el tribunal federal en cuestión en California suspendiese una audiencia en la que debían comparecer Apple y el gobierno estadounidense, enfrentados en una inédita batalla legal. La disputa comenzó a mediados de febrero, cuando el tribunal de California ordenó a Apple desencriptar el celular iPhone utilizado por el terrorista islámico quien, junto a su esposa e inspirados por el Estado Islámico (EI), asesinaron a 14 personas en la ciudad de San Bernardino en diciembre pasado. Otras 22 personas resultaron heridas en el ataque, perpetrado contra una fiesta de fin de año de ex compañeros de trabajo del hombre, Syed Rizwan Farook en un centro de rehabilitación para personas con discapacidades. Farook y su esposa murieron posteriormente bajo el fuego de la policía. Ella tenía ciudadanía de Pakistán.

Mecanismo de seguridad. El celular en cuestión fue hallado por los policías en el auto en el que se escapaba Farook y, según se quejó entonces el FBI, sus expertos no habían podido acceder a la información en el teléfono e insistían en que los datos podrían perderse permanentemente tras 10 intentos fallidos de introducir la contraseña para desbloquearlo. En opinión de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, el litigio que enfrentó a Apple con el FBI no sólo debe verse como un caso específico de un país, ya que sus resultados “tendrán enormes ramificaciones para la seguridad de los individuos en el futuro” y podría infringir los derechos de millones y facilitar el camino a los gobernantes autoritarios y los hackers”. La ONU no fue la única que apoyó a Apple. También lo hicieron muchas de las principales empresas tecnológicas de Estados Unidos: Google, Facebook, Microsoft y AT&T, entre otras, se pusieron del lado de Apple. Esta inusual alianza entre quienes son habitualmente feroces competidores evidencia que la fuerte división de las compañías de Silicon Valley amerita un frente común contra la política de desencriptación iniciada por Estados Unidos. Todas estuvieron de acuerdo en que la tecnología que permite mantener la información en secreto hace al derecho a la privacidad de los ciudadanos. El FBI y el Departamento de Justicia argumentan que el valor de la seguridad nacional ante el terrorismo debe prevalecer en casos como el presente.