miércoles, 25 de noviembre de 2015
Exclusivo de PrimiciasYa.com

Cinthia Fernández le pagó una miseria a una niñera que trabajó 30 horas seguidas

Todo terminó en un gran escándalo y con una deuda con la ex empleada. Maltratos y reproches de parte de la bailarina que en diciembre viaja a Turquía. 

Cinthia Fernández le encontró la vuelta al "Bailando por un sueño" con el ida y vuelta de sus hijas con el conductor del programa, Marcelo Tinelli. Eso y su buena performance como bailarina la colocaron entre las 8 parejas más fuertes del programa. 
Hace pocas galas, Cinthia dijo que le costaba "conseguir niñera" para sus hijas Charis, Bella y Francesca sin mencionar que tuvo un problema importante con su última empleada, a quien la propia Fernández invitó a radicarse en Turquía donde juega su esposo, Matías Defederico, a partir de diciembre próximo. 
La bailarina vive en la zona de Martínez, muy cerca de un reconocido shopping. Ella asiste a una pileta a donde sus hijas hacen natación y allí conoció a una profesora y un día le propuso si quería estar al cuidado de las niñas, sobre todo en la franja horaria de 17 a 23 ya que ella estaba a fondo con el "Bailando 2015". Acordó un pago mensual de pesos 4 mil y le hizo algunos pedidos que estaban fuera de lo acordado pero que la niñera accedió por la buena relación que tenían. 

Todo iba muy bien hasta que Cinthia empezó a pedirle a su empleada que la acompañe a los estudios de Ideas del Sur donde los horarios de trabajo se extendían mucho al punto tal que muchas veces la joven debía quedarse a dormir en la vivienda de Fernández. 
Se aproxima diciembre y Cinthia tiene que resolver parte de su viaje a Turquía donde se radicará hasta que su esposo termine su contrato con el actual club para el que juega. Allí fue cuando Fernández le pidió a la niñera que viaje con ellos a ese país. Se pusieron de acuerdo en el número económico y todo estaba en marcha para realizar el viaje. 
Sin embargo, hace pocas semanas, Fernández viajó al interior para hacer una actividad vinculada la sueño por el que baila en el programa de Tinelli y se fue un sábado por la mañana y recién regresó el domingo cerca de la medianoche. La niñera se quedó en el lugar firme como una estatua hasta que llegó el momento del pago por ese trabajo especial que estaba fuera de lo acordado en el sueldo. 
La bailarina metió su mano en el bolsillo, sacó algunos billetes y se los dio dobladitos como quien no quiere la cosa. La empleada los tomó, no miró por respeto cuánto era la suma, se fue, se subió a su vehículo y abrió ansiosa el paquete para saber con qué dinero contaba. Ahí se dio cuenta que por 30 horas de trabajo ininterrumpidas había recibido la suma de 300 pesos argentinos por lo que su labor le había costado a la famosa unos 10 pesos por hora. 
Como cualquier trabajador que se siente decepcionado, la profesora de natación que hacía las veces de niñera le habló a Fernández pensando que todo se trataba de una confusión y esta saltó como leche hervida a recriminarle que sus hijas "no se llaman 300 pesos" y que ella no negocia con sus hijas. Buena excusa para patear la pelota a la tribuna. 

El atropello no fue pasado por alto por la trabajadora que decidió plantarse, bajarse del viaje y ni siquiera reclamarle los 1500 pesos que aún le adeuda del sueldo por los días que nunca le pagó. Esto es verídico y contado con lujos de detalles por gente del entorno de la profesora que aún espera el llamado de Fernández para que le abone todo porque sino se comerá una demanda judicial y testigos le sobran. Fuentes que charlaron con este medio aseguraron que Cinthia maltrató a la empleada y la trató de "pendeja" por haberle plantado el trabajo, algo que hubiése hecho cualquiera si le pagan 10 pesos la hora. Una clara explotación.