viernes, 28 de julio de 2017
terrible!

Cayetano, sobre su adicción al juego: "Vendí un depto que me regaló mi abuela para pagar deudas"

El periodista de Perros de la Calle habló como nunca de la terrible enfermedad de la cual ya está recuperado o "recuperándome, según expresó en el ciclo radial.

El periodista relató en Perros de la calle la grave enfermedad que casi le arruina la vida y que lo llevó a difíciles situaciones. "Yo ahora estoy recontra bien, hace dos años o más que no juego".


"No es que jugás. Es que jugás todo el tiempo y con consecuencias terribles, no sólo económicas, sino colaterales. Cualquier adicción te toma la cabeza, ocupa la cabeza de manera permanente. Yo podía estar teniendo sexo, pero necesitaba saber cómo iba Chicago porque había apostado que ganaba", arrancó Cayetano.


"Lo que menos hacía era ir al casino, porque al convertirte en alguien más o menos conocido, no quería que me vean. Mi entorno ya sabía, pero jugaba a escondidas. Hoy tenés el casino en tu casa, no necesitás ir a ningún lado. Te despertás y tenés todo lo que quieras", aclaró sobre las apuestas online.


El problema del conductor viene desde hace tiempo: "Yo juego desde que nací. Mi viejo me llevó al hipódromo cuando era chiquito. El problema es cuando volcás y te pasás, y el único de la familia que volcó fui yo. Me he tenido que alejar de amigos a los que también les gusta jugar, porque también les hacía mal".


Luego, Nicolás contó una durísima anécdota: "En 2002 mi abuela me regaló un departamento, y años después lo tuve que vender, producto de las cagadas que me mandé, para pagar deudas. Hasta el día de hoy digo que no me voy a morir sin antes comprar de nuevo ese departamento. Ese departamento, el 5B, es mío, de mi familia y de mi abuela, y lo voy a comprar, me pidan lo que me pidan. Ojalá no me esté escuchando el propietario actual, porque me va a pedir fortunas".


"Yo disfruto de jugar, no me importa ganar. Cuando sos adicto, no te importa ganar. Yo ahora estoy recontra bien, hace dos años o más que no juego. No me interesa, ya me alejé, estoy recuperado o recuperándome. No sé cómo se dirá. Ya tomé consciencia, pero eso me pasó. Tuve ocho años en los que la pasé muy mal y ahora ya estoy bien", contó luego.


Escuchá el audio!
Embed