jueves, 12 de mayo de 2016
Benjamín Vicuña habló de Blanquita

"Aprendí que la muerte es parte la vida y que hay que convivir con ella"

El actor chileno fue entrevistado en el marco del estreno de “El Hilo Rojo”, aunque durante el reportaje también se refirió al fallecimiento de su hija Blanca.

Entrevistado por El Planeta Urbano, Benjamín Vicuña habló sobre su personaje en El Hilo Rojo y también habló sobre cómo fue superando la muerte de la pequeña Blanca, hija fallecida en 2012, fruto de su amor con la modelo Carolina “Pampita” Ardohain.
En diálogo con la publicación, el actual novio de la China Suárez dijo que se cuestionó su fe en Dios tras la muerte de su hijita: "Tengo una formación católica que se vio contrastada con todo lo que me pasó en términos de fe y en mi visión contemporánea, moderna, más progresista y liberal sobre asuntos de la Iglesia que cuestiono profundamente, aunque siga queriéndola y formando parte de ella".
"Es cierto que me enojé mucho, pero es un proceso en el que estoy. Viví mucha rabia, mucha mucha rabia, pero después de un tiempo esa rabia va pasando, se va asimilando y te das cuenta de que hay algo más grande y que el rencor y el odio son pequeños. Prefiero elegir la esperanza, la reconciliación con mi propia historia, con el dolor. Eso construye, lo otro es autodestructivo", reflexionó más tarde.
Finalmente, se refirió a su aprendizaje de la muerte. "Es algo superpersonal, no me gusta exponerlo. Los duelos, la concepción de la muerte, son cosas superpersonales. Sólo te puedo decir que soy de las personas que creen que la muerte es parte de la vida y que hay que aprender a convivir con ella", expresó.
"No todo se resume en la muerte, también está el misterio de la vida: el nacimiento de un hijo, el surgimiento de un amor o tantas cosas mágicas que pasan todos los días. Entonces es lindo agradecer, agradecer constantemente el aquí y el ahora y tratar de aprender algo, de capturar algo cuando se hacen estas revelaciones. La vida no deja de sorprender, es maravillosa, es trágica, es cruel, es triste, es todo, por eso hay que tratar de vivirla sin miedo", agregó.
"Prefiero elegir la esperanza, la reconciliación con mi propia historia, con el dolor. Eso construye, lo otro es autodestructivo", concluyó.