jueves, 11 de agosto de 2016
muy emocionado

Andy Kusnetzoff: "Aprendí a valorar a la mujer de otra manera"

A una semana de haberse convertido en el papá de Helena, el conductor radial le dedicó unas tiernas palabras a su pareja.

El jueves de la semana pasada nació Helena, la primera hija de Andy Kusnetzoff y Florencia Suárez. La feliz noticia fue anunciada en el programa radial Perros de la Calle.

"¡SomosTíos! A las 14:00 de ayer nació Helena Kusnetzoff Suárez y este programa está de festejo!!!", anunciaron desde la cuenta oficial del ciclo.

"No puedo creer cuanto amor recibimos. Flor y Helenita están muy bien. Gracias a todos!", escribía Andy tras haber presentado a la niña en Twitter.

Hoy, a siete días del acontecimiento, Andy se mostró sensible y emocionado y, desde su casa, el flamante papá le dedicó unas tiernas palabras a su pareja y a su equipo de trabajo.

"No sé por dónde arrancar. Quería acomodar las sensaciones y los sentimientos para poder hablar con ustedes. Ver un parto es rarísimo. Yo había visto uno anterior, en el programa 'Argentinos por su nombre', pero este fue distinto. Lo primero que me pasa es que uno se maravilla con la mujer. Es una experiencia muy difícil de explicar, los que son padres la conocen", arrancó.

"Lo primero que me maravilló es la mujer, es una cosa increíble en serio. Todo pasa por la mujer y la verdad es que hasta que Flor quedó embarazada no sabía nada del tema. De repente te das cuenta que hay un montón de cosas que uno ve en una mujer cuando pensás en tener hijos, que son muy distintas a las que uno puede buscar cuando recién se conoce, o en relaciones más superficiales. Esto es como que va mucho más lejos. Me pareció muy loco, respecto a la panza, cómo va creciendo y se mueve desde adentro. Y después de toda esa panza viene el parto que es una cosa tremenda".

Me pareció muy loco, respecto a la panza, cómo va creciendo y se mueve desde adentro. Y después de toda esa panza viene el parto que es una cosa tremenda".

"De repente escuchás, ves, un montón de médicos y sale una cosita, cortan el cordón y cuando lo cortan, tu hija tiene que salir a vivir la vida sola. Hasta ahora vivió de la madre. Y de repente los médicos te dicen que tiene que respirar por su cuenta, comer, conocer el mundo. Eso te parece un flash, increíble. Te dan a la piba y no viene con manual de instrucciones", bromeó.

"A mí me pasó que estaba para quedarme en el sanatorio, me quería quedar a vivir, estaba tranquilo con las enfermeras. Lo que también me pasa es que el amor es diferente para el hombre que para la mujer, la mujer la tuvo en la panza nueve meses y a mí me me habían empezado a agarrar miedos. Entonces empecé a hacerles mil preguntas a las neonatólogas, después me fui relajando y la frase de todos fue 'el miedo no se te va nunca'".

"En mi caso, llegué a un lugar en el que a los 45 años mi miedo eran si levantan el programa, si Pergolini tal cosa. Pero una vez que tenés dominados esos miedos, menos el de la muerte, te metés en un viaje donde son todos miedos y recompensas, obviamente.Traer un hijo al mundo trae amor, incluso me acerqué a las pocas personas con las que seguía distanciado, hubo intercambio de mensajes y estamos en paz", agregó.

"Hay algo muy loco, es que esa piba estuvo desde el primer día en la panza escuchando Perros de la Calle, escuchándolos a todos ustedes, ustedes son tíos en serio. "Ella estuvo ahí, escuchó a los oyentes cuando llamaban por teléfono y las boludeces que hablábamos nosotros, su vida era la vida de la madre", juzgó.

"El lunes voy a estar ahí. Un beso grande y para cerrar, los quiero mucho y la verdad es que a veces parecen lugares comunes, pero los quiero mucho y creo que somos una familia, una familia disfuncional, pero familia al fin. Helena es hija de Perros de la Calle. Es fruto de un programa de radio, no la hubiera conocido nunca a Flor si no la hubiesen contratado", concluyó.