Las exigencias del líder espiritual para hacer su defensa

Martes, 08 de mayo de 2012 | 15:37

Claudio María Domínguez se mueve de manera muy rara. Más similar a la de un músico de rock que a la de un líder que mueve masas sociales y que vive de los problemas anímicos de las personas.

Compartir

Compartir

Lo que está pasando con Claudio María Domínguez es muy raro. Sobre todo porque las únicas respuestas que dio el líder espiritual sembraron muchísimas dudas sobre sus real vínculo con el Maestro Amor, gurú acusado de abuso sexual.

Lo cierto es que Primiciasya.com tuvo acceso al estudio donde se llevó a cabo la entrevista más larga que brindó Domínguez tras la aparición de Pablo Salum, la persona que montó un escrache en su contra en la presentación de su libro en la Feria del Libro.

Si bien este medio pudo dialogar brevemente con Claudio, una vez concluida la charla con el ciclo “Intrusos”, en América, se pudo comprobar que el genio de “Odol Pregunta” se mueve como si fuera una estrella de rock y no tanto como un líder espiritual que toma contacto con la gente común y corriente.

Para ir al programa de Jorge Rial, Domínguez pidió varias cosas. Entre ellas, que el auto que lo trasladó ingrese hasta casi el estudio porque no quiere tener contacto con nadie, ni gente ni periodistas, casi a modo de garantía.

Una actitud similar tuvo ayer cuando terminó su programa de radio en Pop: en la calle Uriarte evitó a la prensa y se escapó por la parte de atrás de la emisora.



Dejanos tu comentario