Exclusivo | Las dos caras de Marcelo Tinelli: de 2006 a 2012

Martes, 19 de junio de 2012 | 14:20

El Diario del Espectáculo te va a mostrar diferentes actitudes del popular conductor con respecto a chicos con capacidades diferentes. El disparador fue la reciente performance de Ayelén Barreiro, chica con síndrome de down, en el Bailando. Mirá la nota y el video de la transformación.

 

Compartir

Compartir

Desde la aparición de Marcelo Tinelli hasta estos tiempos que corren, muchas han sido las polémicas, los debates y las diferentes opiniones acerca del estilo del popularísimo conductor para llevar adelante sus envíos, que tantos cambios han sufrido a lo largo de estos años (vale recordar las cámaras ocultas, los segundos de fama, musicales, ahora certamen de baile, etc).

Al comenzar “Bailando 2012”, el empresario dejó en claro que dejará de lado los escándalos para aumentar el nivel de audiencia pero, por otro lado, el morbo sigue presente. Vale ver las últimas emisiones del certamen, donde bailó una chica con síndrome de down (Ayelén Barreiro), Jenny, joven que le ganó al problema de la obesidad y un bailarín colombiano con una pierna.

Pero lo más extraño resulta el cambio de actitud de Tinelli en estos últimos años. Como lo demuestra el siguiente video, en 2006, el conductor y sus “secuaces” (Sebastián Almada, Larry de Clay, Carna y siguen las firmas) se mofan de ciertos personajes que iban en busca de realizar alguna habilidad (cantar, bailar, imitar, etc).

Al ver la emisión de anoche de “Bailando 2012”, nos encontramos con una versión aparentemente más humana de animador, queriendo transmitir que otro mensaje y tomando una decisión que generó polémica: releer la carta de Ayelén Barreiro, que segundos antes había leído ella misma.

Entonces, queda a criterio de los espectadores cuál es la verdadera cara de uno de los mejores conductores de la tevé nacional. Lo cierto es que el público ya envío un mensaje: desde su debut hasta el programa de ayer, el ciclo bajó casi 12 puntos de rating.

 



Dejanos tu comentario