Es insostenible la relación de Maríano Iúdica y Sofía Zámolo

Miércoles, 15 de febrero de 2012 | 17:55

Ambos son conductores de “La cocina del show”. La relación es muy mala pese a que ambos intentan remarla frente a las cámaras.

Compartir

Compartir

Nunca lo van a reconocer. Como siempre sucede en estos casos. Pero la información es real y se desprende del seno de trabajo de ambos. Lo cierto es que Primiciasya.com puede confirmar que – como dice el título de la nota – es insostenible la relación de Mariano Iúdica y Sofía Zámolo.

Mariano y Sofía conducen los sábados el ciclo “La cocina del show”, producido por Ideas del Sur para El Trece. El programa comenzó siendo una idea de la productora ente el buen desempeño en la cocina de Iúdica cuando éste tenía un segmento en el ciclo “Este es el show”.

“La cocina del show” se creó, en un punto, para Mariano Iúdica, quien se abrió puertas en la productora de la calle Olleros con una muy buena imitación de Sergio Massa en “Gran Cuñado” y luego tomó un rol de importancia en la conducción del programa, además de colaborar como notero del programa que conducen José María Listorti y Denise Dumas.

Hoy, Iúdica, es conductor de los debates de “Soñando por bailar 2” y pisa firme dentro de la empresa. Sin embargo, el deseo de volver a conducir el programa junto a Zaira Nara no pudo concretarse ni siquiera cuando la morocha regresó al país tras la separación con el futbolista Diego Forlán.

Hasta ahora los dos conviven en la conducción del programa de los sábados. No es buena la relación, digamos que es pésima y ya comienza a notarse en pantalla. Ella, en tanto, también tiene cierto peso en el canal ya que muchos aseguran que le cae muy bien a gente de la cúpula de la emisora.

Por eso, ni Mariano ni Sofía serán removidos de la animación del programa. Deberán soportarse un tiempo más. Luego el destino acomodará o no las cosas. Iúdica la sigue remando, como siempre, ella despliega simpatía y mete bocadillos cuando el morocho se lo permite y le da lugar. La guerra está planteada. ¡A ponerse los cascos!



Dejanos tu comentario