Miércoles, 15 de agosto de 2012 | 24:43

Anoche, Carlos Raúl Monzón, el hijo del polémico y recordado boxeador, relató anécdotas de su padre en “Animales Sueltos” y opinó sobre su culpabilidad en el caso de la muerte de Alicia Muñiz.

Compartir

Compartir

Carlos Raúl Monzón, uno de los hijos del malogrado boxeador Carlos Monzón, visitó anoche el programa que Alejandro Fantino conduce por América para charlar sobre la vida de su padre.

Durante la entrevista, el invitado repasó la vida del pugilista y, entre otras cosas, reconoció la adicción que su papá tenía por el alcohol.

Entre confesiones y anécdotas, Monzón hijo, también habló sobre sus propias –y pasadas- adicciones que luego logró dejar de lado gracias al descubrimiento de la religión evangélica. Años después, el hombre se convertiría en pastor.

Mediando la charla y, ante la pregunta de Fantino sobre la muerte de Alicia Muñiz –por la que su padre fuera acusado y encontrado culpable bajo la carátula de homicidio simple- Carlos Raúl fue escueto en sus pareceres, aunque terminó por adjudicar gran parte de la responsabilidad del hecho a la adicción de su progenitor por el alcohol.

Además, Monzón relató un hecho en particular y describió una peculiar visita que le hizo a su padre en la cárcel. “Nos tomamos las manos para leer la biblia y de repente cayó de rodillas al suelo” – reveló- y agregó: “Después me dijo que en su vida, Dios había sido el único que lo había tirado al suelo”.

Recordemos que el 3 de julio de 1989, Monzón fue condenado a once años de prisión, acusado de haber asesinado a Alicia Muñiz. Cuando se encontraba en la etapa final de su condena, comenzó a gozar de salidas restringidas para trabajar. En una de ellas murió en un accidente automovilístico el 8 de enero de 1995, en la localidad de Los Cerrillos en la provincia de Santa Fe.

 


Dejanos tu comentario