miércoles, 22 de febrero de 2017
Florencia Kirchner

Martín y Leandro Báez se despegaron de su padre: "No había delegación de funciones" aseguraron

Con sus declaraciones ante Bandio delegaron resonsabilidades en su padre.

Dos de los cuatro hijos de Lázaro Báez aseguraron este miércoles ante la Justicia que era el empresario quien daba las órdenes de pago a la firma "Los Sauces", propiedad de la expresidenta Cristina Kirchner y sus hijos, por el alquiler de complejos habitacionales.

De esta forma, los dos hijos del empresario detenido por lavado de dinero delegaron responsabilidad en su padre al prestar declaración indagatoria ante el juez federal Claudio Bonadio, e incluso uno de ellos dijo que la relación del dueño de Austral Construcciones con los Kirchner se quebró en 2013.

Martín Báez fue el primero que se presentó y ante el magistrado declaró por escrito, sin contestar preguntas.

En esa instancia, afirmó que su cargo en la empresa era "meramente formal" y que las decisiones las tomaba su padre.

"El gobierno de las acciones o las decisiones empresariales eran tomadas por nuestro padre", explicó Martín Báez y agregó: "No tengo trato, relación o vínculo con los integrantes de las empresas contratadas".

"Mi capacidad de decisión o la de mis hermanos en la toma de decisiones empresariales, o en la incorporación en carácter de socios o miembros del órgano de decisión, estaba directamente vinculada a una decisión de organización de nuestro padre en las empresas", agregó.

En tanto, Leandro Báez declaró ante el juez y sí contestó preguntas: primero aclaró que conocía a Florencia Kirchner de vista, a Néstor y Máximo por compartir "dos o tres asados" y "jugar al fútbol" y a la exmandataria por haber compartido "una vez un asado en la Estancia Cruz Aike".

Según explicó, en 2011 comenzó a trabajar como accionista de la firma Loscalzo y del Curto, una de las empresas del grupo familiar, y luego en Austral Agro.

En 2013 se retiró de Austral Construcciones, la nave insignia de la familia, tras una pelea que –tal cual detalló- tuvo con su padre.

Sobre los pagos, Leandro Báez aclaró que las órdenes de pago las realizaba su padre y los cheques a proveedores se hacían si llevaban la firma de Lázaro: "Desde alquileres hasta repuestos", aclaró.

"Uno corroboraba que venga autorizado con la firma de Lázaro y ahí firmaba los cheques", resaltó, y aseguró que era su padre quien "manejaba la parte financiera con sus contadores".

"Él manejaba todo. Si uno se oponía era lo mismo que nada. Un día de trabajo sí había problemas todo se hablaba con Lázaro, no te daba lugar a nada, todo tenía que pasar por Lázaro. No había delegación de funciones", detalló.

En la audiencia que duró poco más de dos horas, Leandro Báez aseguró que la relación de su padre con los Kirchner ("de Néstor era amigo", dijo) se quebró en 2013.

Todo fue –explicó– a partir de la emisión del programa Periodismo Para Todos, "donde hubo un quiebre en la relación por el escándalo mediático que hubo", a partir del informe periodístico sobre los negocios supuestamente ilícitos de Lázaro.

Para este jueves está prevista la declaración de Luciana Báez, la otra hija del empresario, en tanto que para el 7 de marzo tiene fecha Cristina Kirchner y un día antes su dos hijos, Máximo y Florencia.

En la causa se investigan los delitos de lavado de dinero y presuntas coimas, a raíz de que dos de los empresarios más beneficiados con obra pública durante el kirchnerismo, Lázaro Báez y Cristobal López, pagaban alquileres de complejos habitacionales de los Kirchner que integran la empresa "Los Sauces".