viernes, 21 de febrero de 2014
cine

Piden que se prohíba la nueva película de Leonardo DiCaprio

Mientras "El lobo de Wall Street" recorre el mundo, un abogado y banquero, Andrew Greene, pide 25 millones de dólares por haber sido "difamado" en el filme.

 El personaje de Nicky "Rugrat" Koskoff, que usa un peluquín en la nueva película de Martin Scorsese, fue creado a partir de Greene, cuyo apodo en la vida real es "Wigwam" (desastre de peluca), según dijo su abogado en una demanda presentada contra los creadores de la película y Paramount Pictures en la Corte Federal de Distrito en el Distrito Este de Nueva York.

El lobo de Wall Street está basada en el libro de memorias de 2007 del fundador de la firma de corredores de Bolsa Stratton Oakmont Jordan Belfort, a quien da vida DiCaprio.

Greene, por su parte, quien fuera justamente director de finanzas de dicha empresa en la década de los 90, dice que nunca dio permiso a los cineastas para usar su imagen.

La demanda señala que los cineastas hicieron que Greene pareciera un criminal depravado, drogadicto y degenerado. En la película, Rugrat, quien es interpretado por el actor P.J. Byrne, consume cocaína, tiene sexo con una prostituta y le rapa la cabeza a una mujer, entre otras actividades extremas.

De momento Paramount no ha emitido ningún comunicado al respecto de la demanda.

Premios.
La contracara de este problema legal es la enorme aceptación de crítica y público que está teniendo la última película de Scorsese con DiCaprio (dupla de Pandillas de Nueva York, El aviador, Los infiltrados y La isla siniestra).

La producción cuenta con cinco candidaturas de cara a los próximos premios Oscar: Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión Adaptado (Terrence Winter), Mejor Actor de Reparto (Jonah Hill) y Mejor Actor para DiCaprio.

El actor, a los 39 años, ya fue nominado tres veces antes pero nunca se llevó la estatuilla.

"Cualquiera quiere ser aceptado por sus pares, pero la verdad es que cada año es único y todo el mundo votará por quien considere que lo merece", explicó el actor recientemente en un almuerzo que reunió a los nominados por la Academia.

Este año, DiCaprio compite contra Christian Bale (Escándalo americano), Chiwetel Ejiofor (12 años de esclavitud), Bruce Dern (Nebraska) y Matthew McConaughey (Dallas Buyers Club: El club de los desahuciados), quien es el gran favorito a pelearle seriamente el premio.

Pero el actor está convencido, al menos, de las virtudes del film. "Nunca había sido parte de una película que tuviera este nivel tan sincero de controversia a su alrededor", dijo. "Pero quiero hacer películas que nutran a un público que, creo, ansía algo más extravagante". Y la fórmula no falló: la película costó 100 millones de dólares y ya ha recaudado más de 230. "Cuando haces estas películas trabajas tan duro como puedes, detienes tu vida y esperas que el resultado sea el mejor".

Ante todo esto, el tema del premio parece quedar en segundo plano. "Siempre he tenido la misma mentalidad desde que hice mi primera película. Logré entrar a esto y voy a seguir luchando y trabajando", concluyó el actor.

Predicciones.
"No hemos visto a Leo y a McConaughey a la par en ninguna premiación", dijo Tom O`Neil, editor del sitio de predicciones sobre premios goldderby.com. "Lo que se prevé es que Leo no pueda logarlo".

Pero esto no es porque le falte capacidad a DiCaprio, sino más bien por la percepción que la Academia tiene de él, según O`Neill. "Es como si los viejos de la Academia vieran a alguien como Leo y dijeran: `tienes la fama, el dinero y las chicas, pero esto es algo que no puedes tener`. "Ya hemos visto historias así. Paul Newman no ganó sino hasta que tenía más de 60 años. Por lo general si eres viejo o si te dejas llevar al infierno, como Matthew McConaughey en Dallas Buyers Club al perder mucho peso, la Academia te premia``.

Muchos de los talentos más importantes de Hollywood han sido desairados en los Oscar. Ni Alfred Hitchcock ni Stanley Kubrick ganaron una sola estatuilla por dirección. Ahora DiCaprio corre el riesgo de ser comparado al fallecido actor Peter O`Toole, quien fue nominado ocho veces sin conseguir una victoria.

"La cosa es que sin importar en qué película esté, incluso si no te gusta la película, al salir del cine dices `ese tipo nunca se equivoca`", dijo el compañero de DiCaprio en El lobo... Jonah Hill, quien está nominado a Mejor Actor de Reparto en los Oscar. "Al ver a Leo trabajando en la película entiendo lo brillante que es y lo que hace. No se perdió ni un solo momento de ese personaje".

La verdad se conocerá el próximo 2 de marzo en la entrega de los Oscar. Será la cuarta vez que DiCaprio llegue a la gala entre los favoritos, esta vez rodeado de controversia y en una lucha cabeza a cabeza con McConaughey, que ha pasado por una notable transformación en su carrera y se encuentra en un gran momento, algo que, en cierta forma, lo deja a la cabeza.

Un eterno candidato al Oscar
DiCaprio acumula, con la de El lobo de Wall Street, cuatro nominaciones a los principales premios de Hollywood. La primera vez fue como Mejor Actor de Reparto por ¿A quién ama Gilbert Grape? (1993), y el premio fue para Tommy Lee Jones por El fugitivo. Más de diez años después volvería a estar nominado, esta vez por su rol principal en El aviador (2004) de Scorsese. Esa vez, el premio quedaría en manos de Jamie Foxx por su papel en Ray. La última vez fue por Diamante de sangre (2006), con una estatuilla que fue para Forest Whitaker por El último rey de Escocia. (El País Uruguay)