jueves, 29 de diciembre de 2011
informes

Periodista desata el caos por broma del Día de los Inocentes

Una cronista colombiana quiso realizar una broma por medio de su teléfono celular y aseguró que era víctima de un "secuestro express" a bordo de un taxi. Movilizó un operativo policial con más de mil efectivos por las calles de Bogotá.  

La periodista colombiana Karen Gamba se encontraba en su casa cuando envió a un comandante de la policía un mensaje por medio de su celular en el que afirmaba que era victima de un "paseo millonario", como se le llama en Colombia a los secuestros express. De inmediato las autoridades comenzaron la búsqueda del taxista: aproximadamente 1.500 hombres de la Policía colombiana se movilizaron junto con 200 taxis más para encontrar al supuesto autor del hecho.

Por su parte, el conductor del taxi José Castro, habló para una emisora bogotana para afirmar que tuvo que presentarse en un Centro de Atención Inmediata (CAI) donde fue retenido por la policía por la denuncia que previamente había hecho la periodista. Para aclarar la situación el taxista debió quedarse varias horas en el CAI y acompañar a las autoridades hasta la casa de la “victima” para desmentir el “paseo millonario”.

“Me metieron en problemas, estuve detenido, me investigaron por todo lado y gracias a Dios los taxistas profesionales no reportaron el caso a la central porque conocen mi trabajo o si no, habrían llegado a quemarme el carro y a pegarles a los que supuestamente habíamos hecho el paseo millonario. Por culpa de personas como ella queda mal el gremio taxista”, declaró José Castro.

El comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Luis Eduardo Martínez, dijo a una emisora local que al parecer la periodista había enviado un mensaje a un oficial sobre el supuesto paseo millonario para hacerle una broma por el día de los inocentes.

Ahora, periodistas, taxistas e incluso miembros de la policía, exigen que se le imponga una sanción a la comunicadora por realizar este tipo de bromas “pesadas” que generó solo una perdida de tiempo para las autoridades y costos en el operativo.