lunes, 16 de mayo de 2011
primicias

Perciavalle vs. Florimonte: La pelela de la discordia

En medio de una feroz pelea, la aparición de una pelela en el lugar donde se cambia Gladys Florimento reverdeció el conflicto. Si bien no se sabe a ciencia cierta quién fue el autor material del hecho, la humorada no fue bien vista por la actriz que lidia cada noche con el genial Carlos Perciavalle.

La guerra de Perciavalle y Florimonte que ambos como sus representantes desmienten a cuanto periodista se les cruce en el camino, pero que no es ajena a Santiago Cuneo, Alberto Bianco como a los integrantes del espectáculo, técnicos como personal del teatro Maipo, sigue y llegó a ser vista por periodistas y captadas por las cámaras del programa Intrusos.

El empresario Santiago Cuneo se reunió por separado con ambos y sus representantes para que haya un pacto de silencio y paz entre todos.
 
Cada noche que pasa se suma un nuevo elemento a lo que dio en llamarse La guerra de Perciavalle y Florimonte.

A Carlos Perciavalle le molesta hablar del tema y Gladys Florimonte juega con el humor, pero entre líneas y desde el escenario le pega duro al artista y a la producción.
 
La guerra Perciavalle vs. Florimonte que empezó con el problema de cartel para ver quién de los dos encabezaba primero, fue seguido con la negativa de hacer algo juntos en el escenario y ahora con el camarín con baño privado que ocupa Carlos Perciavalle la relación para muchos es insostenible.
 
Gladys Florimonte espera la promesa que le instalen el camarín y que tenga que ir al baño del público ya que no quiere entrar en el baño que usa Perciavalle.

La semana pasada, Carlos abandonó un móvil en el programa Intrusos porque no quiere saber nada con este juego mediático. Pero, lo que no sabía es que desde las sombras se gestó un nuevo capítulo de la riña.

A la promesa del baño para Gladys se le suma una humorada que molestó profundamente a la actriz: Alguien le envió una pelela y un ramo de flores.

Dicen los que caminan los pasillos del Teatro Maipo que la broma hizo mella en el ánimo de la capocómica y que Florimonte está dispuesta a llegar hasta las últimas consecuencias.