viernes, 22 de enero de 2016
primicias

Pepe Cibrián Campoy: “Con Drácula, la pasión sigue estando vigente”

Verdadero pionero del musical en el país, Pepe Cibrián Campoy, lidera la taquilla porteña con “Drácula, el musical”, que regresó renovado a 25 años de su estreno.

Pepe Cibrián Campoy, pionero del musical en el país, vuelve a dirigir la obra de su autoría “Drácula, el musical”, a veinticinco años del estreno. La obra que subió a escena el 7 de enero en el teatro Astral de la calle Corrientes ya lidera la taquilla de los espectáculos más vistos y de mayor recaudación según las cifras oficiales de AADET (Asociación Argentina de Empresarios Teatrales). Al mismo tiempo, Cibrián Campoy se prepara para transformarse en el protagonista de “El vestidor”, pieza de Ronald Harwood, donde compartirá escenario con Luis Machín y Ana María Picchio en junio, dirigido por Marcos Carnevale.
“Drácula” con música de Angel Mahler y producido por Tito Lectoure llegó al Luna Park en agosto de 1991 con una puesta de sesenta y cuatro artistas capaces de adueñarse de una escenografía imponente, y la propuesta de Cibrián desde aquella impronta estética particular trazó una huella precursora en la historia del género.
El espectáculo permaneció cinco temporadas en el mismo estadio, se presentó en distintos teatros del país y realizó funciones en España, Brasil, Chile, Uruguay y Paraguay, consolidando a Cibrian en el reconocimiento popular.
Este verano una nueva versión regresó a la cartelera porteña con el cantante Juan Rodó en la piel del Conde Drácula (quien fue su primer intérprete) al frente del elenco, con la rosarina Josefina Scaglione y Florencia Benítez junto a veintidós artistas en escena más una orquesta en vivo dirigida por Angel Mahler.
“Celebramos cada cinco años, el espectáculo es muy emblemático, me cambió la vida en todos los aspectos, se mantiene vigente, porque como afirma el gran director inglés Peter Brook, «la mejor manera de darse cuenta del paso del tiempo es ver una mala obra», se hace eterna, y con «Drácula», la pasión se mantiene”, contó Cibrián Campoy custodiado por su perro Quijote.
“Aquella puesta inaugural fue un momento muy mágico gracias a los Lectoure, quienes confiaron en mi proyecto que para todos significaba un delirio, y lo era, para mí en cambio no representaba eso porque soy seguro aún con mis fracasos, de todos modos si no funcionaba, hubiera afectado mi carrera”, precisa el realizador.
Asimismo, el director reconoce la dificultad que implica la revisión del texto en cada nuevo montaje ya que, “el cambio en las actrices, por ejemplo, sus diferentes edades o características, ya establece una nueva dinámica, los roles van mutando y todo eso hay que tenerlo en cuenta”, afirma.
“El vestidor”, que tuvo una versión cinematográfica por Peter Yates lo tendrá en la piel de El Divo en junio, dirigido por Carnevale, responsable de su debut en la pantalla grande con el filme “El espejo de los otros”.
“Lo que más me gusta en este momento de mi vida es que otros me dirijan, es un placer total.
Compraron esa obra para mí y en contra de muchas opiniones, pero a favor de tantas otras preferí elegir el papel del actor crepuscular y no el de su asistente, es un texto fantástico, acá la hicieron Federico Luppi y Julio Chávez en 1997”, se entusiasmó. La obra del sudafricano Harwood se verá en junio y el actor Luis Machín encarnará a su asistente, a quien Cibrián-Campoy definió como, “de excelencia”.