martes, 30 de agosto de 2011
entrevistas

Paula Chaves: Es lindo sentir el amor de la gente pero esto cambia de una semana a la otra; no hay imbatibles

El Diario del Espectáculo obtuvo la palabra exclusiva de Paula Chaves, gran ganadora de anoche en Bailando 2011 al derrotar al último campeón, La Mole Moli, con una diferencia de casi el 20%. Juro que trato de no pensar tanto a largo plazo, de un minuto a otro cambian las cosas. Todavía no pienso en la final, sostuvo la bella modelo de la agencia Multitalent.

Por Guido Albamonte - @guidoalbamonte - galbamonte@primiciasya.com

¿Cómo estás después de ganarle anoche a La Mole Moli?
Y, fue una noche fuerte, fue como revivir todo lo del año pasado. Era como una continuación, con los dos ahí paraditos. Los dos tenemos muy buena energía, muy buena onda. Yo soy muy amiga de Marianita y quiero mucho a la Mole. Era fuerte. Llegar a ese instante, saber que tenés todo el apoyo de la gente, que hay gente sufriendo por vos. Fue una noche movilizadora.

¿Creías que te ibas? Te veíamos resignada…
Sí, obvio, por momentos sí. Trataba de pensar en positivo pero sabía que era la Mole, el campeón del año pasado, la gente lo quería, lo quiere mucho, porque fue un puntaje muy cerrado. Pero se me cruzaban mucho los sueños en ese momento, uno está ahí y nos ve ahí a nosotros sufrir, pelearnos, reirnos, lo que sea, pero la gente de San Juan, que es mi sueño, lo vive muy intensamente, al igual que los chicos de Córdoba, con el sueño de La Mole. Pensaba como sufrían ellos y me enfermaba más eso.

Vimos una mejora en tu baile del caño, ¿Creés que fue injusto que vayas al teléfono?
No, no, la verdad que no. Al caño lo sentí bien, pero vi a las otras parejas y bailamos todos bien. Es una disciplina muy difícil donde los más virtuosos, que eran Marcelo Iripino y Moni Farro, que hacen caños impresionantes, no se pudieron destacar sobre el resto, sobre mi caño o el de Euge Lemos, que no somos bailarines. El caño equipara todo. Quizá el bailarín más virtuoso lo baila peor que un boxeador. Era raro. No soy yo para decir a quién tenían que salvar ni nada, así que estaba para cualquiera.

¿Creés que la gente se aburrió o se cansó de La Mole? En la 2da gala se fue la mujer y en la 6ta se fue él…
No, no sé qué decirte. Es lindo sentir el amor de la gente pero esto cambia de una semana a la otra. No hay imbatibles ni nada. No hay favoritismos, hay personas muy queridas como Pedro, Tito o Denise. El año pasado el imbatible fue La Mole, la gente lo quiere mucho, lo apoya mucho, y fue lindo haberme quedado porque sentí el cariño y el respaldo de la gente.

A partir de este respaldo, ¿Te ves como favorita o llegando a la final?
No, te juro que trato de no pensar tanto a largo plazo, de un minuto a otro cambian las cosas. La Mole fue el campeón del año pasado y, mirá ahora, se fue en la 6ta ronda. Pueden pasar muchas cosas. Es una inyección de aliento, una inyección de aliento sería que el jurado te dé una buena devolución, porque hayas hecho una buena performance. En mi caso, no fue así porque hace tres galas que estoy sentenciada. Sentir el apoyo de la gente está bien. Fui mandada a sentencia justamente, porque mi coreo fue sucia y no estuvo buena. Siempre que ensayo un ritmo quiero que al jurado le guste, pero los nervios te juegan en contra en ese momento. Espero que el adagio les guste y pueda zafar al menos de una sentencia, ja.

¿Con Peter cómo están las cosas?
Muy bien, perfecto por suerte, acompañándonos.

¿Te imaginás una final Paula - Peter?
Te digo, la verdad no quiero pensar ni imaginarme nada, quiero pensar sólo en el adagio que es el próximo ritmo.