martes, 17 de marzo de 2015
internacionales

Paul McCartney y Heather Mills: la tormentosa historia de amor que volvió a ser noticia

La ex modelo aseguró que ya nadie recordaba quién era el cantante y que por eso, debía hacer colaboraciones con artistas como Rihanna y Kanye West. Revisa los detalles de su polémica relación.

Esta semana, la pareja que conformaron el cantante Paul McCartney (72) y la ex modelo y ambientalista, Heather Mills (47), vilvió a las portadas. Esto luego que la mujer decidiera emitir duras declaraciones contra su ex esposo, asegurando que ya nadie se acordaba de él. "Por eso es por lo que tiene que hacer canciones con Rihanna y Kanye West, para que la gente recuerde quién es", agregó.
La pareja se conoció en 1999 durante un evento. En junio de 2002, y a cuatro años de la muerte de su primera esposa, Linda, los novios se casaron en una romántica boda en Irlanda. La ceremonia partió con el tema Heather, que compuso McCartney  especialmente para su mujer. La boda se selló en medio del tema All you need is love, de la famosa banda de Liverpool, reveló la revista Hola por aquel entonces.
Pero en 2006, ambos llegaron a tribunales para comenzar su largo trámite de divorcio. Mills contrató al abogado Anthony Julius, el mismo tras el quiebre de Lady Di. Del mismo modo, el artista se hizo asesorar por  Fiona Shackleton, la abogada del príncipe Carlos. 
Mientras negociaban el divorcio, que comprendía un juramento de silencio por partede Mills, se filtró un documento donde la mujer aseguraba que McCartney era violento, alcohólico y consumidor de drogas. Junto a eso, se supo que los problemas en el matrimonio surgieron a pocos meses de casarse. Tras una fiesta, señaló el mismo escrito, la pareja se enfrascó en una pelea donde el músico habría agredido a su mujer, tomándola del cuello y lanzándola sobre una mesa, consignó revista Hola.
Otro episodio señalaba que el ex The Beatles la había llamado "perra desagradecida" y golpeado mientras esperaba a su hija Beatrice (hoy de 11 años). Más aún: supuestamente, el artista no la dejaba tener un aparato para orinar en la habitación, algo necesario para ella considerando que tras un accidente en 1993, perdió una de sus piernas, teniendo que usar una prótesis.
 
Mientras se desarrollaba el juicio, se rumoreó que la mujer mantenía un romance con su entrenador personal, Ben Amigoni.
La pareja finalmente se divorció en 2008, acuerdo que se cerró con la suma de US$ 40 millones para la ex modelo. La resolución del juez, no obstante, apoyó la versión del músico. El argumento de Mills fue "no sólo inconsistente e inexacto, sino que no fue tampoco totalmente sincero", reveló diario El Mundo en esa época. Eso hizo que la ex esposa de McCartney  no recibiera los US$ 170 millones que pedía.
CELEBRANDO LA LIBERTAD
Meses más tarde, Mills fue seguida por la prensa hasta una paradisíaca isla de Hawai, propiedad del empresario Richard Branson.
Por ese entonces, los medios europeos señalaba que la mujer gastó US$ 300 mil durante una semana en ese lugar, donde permaneció con 20 amigos celebrando "su libertad". Junto a eso, Mills adquirió un departamento en Nueva York avaluado en algo más de US$ 3 millones.
Años más tarde, el cantante revelaría que casarse con ella fue uno de los peores errores de su vida. (La Tercera)