viernes, 27 de marzo de 2015
primicias

“No extraño el beso en la boca, sino aquel 'chiquita, abrígate que hace frío'”

Entrevistada por Gente, la diva de los almuerzos recordó a su marido fallecido, Daniel Tinayre. Además, habló de su programa de tv. y destacó a Susana Giménez como actriz de comedia.

"Uno vive mucho de recuerdos. No soy nostalgiosa, pero ¡tengo recuerdos tan lindos! Mi marido siempre me admiró y me ensalzó", declaró Mirtha para la publicación.
"Lo extraño. Sin él me falta un referente. Vivimos tantas cosas juntos, viajes, festivales... Muchas veces me gustaría decirle: '¿te acordás de cuando fuimos a tal lado, de cuando comimos con fulano?'"
Y agregó agregó: "Este departamento, por ejemplo, lo compró para mí, sin que yo supiera. Yo había tenido que viajar al interior y él me fue a buscar al aeropuerto. Cuando llegamos estaba toda la casa puesta, hasta mi ropa colgada en el placard, flores... 'Este es mi último gesto de amor', me dijo."
"Pero no todo era placentero. Trabajar con el marido es difícil. Yo soy una mujer de carácter. . No soy fácil para dirigir", comentó luego.
 Más tarde, se refirió a las infidelidades: "Tinayre era un hombre al que le gustaban mucho las mujeres. Era muy buen mozo. Pero a la que quería era a mí. Yo sabía que yo era su mujer y su amor. Vos te das cuenta cuando un hombre te quiere. Eso es lo que sigo extrañando. No el beso en la boca, sino aquel 'chiquita, abrígate que hace frío'. Extraño tener a alguien que se ocupe de mí."
Cuando le preguntaron sobre si tuvo muchos enamorados, la conductora fue ambivalente: "Puede ser, pero yo nunca me di cuenta, y creo que es lo mejor que me pudo haber pasado. Lo tomo como cortesía, amabilidad, admiración. A nada le temo más que al ridículo. Ahora veo a Saccone con el novio, que hizo de su hijo en La cabra y digo ¡chapeau! ¡qué notable es el amor! Hubo un actor que se enamoró de mí. Y aunque yo no sentía lo mismo por él, me gustó que me lo dijera."
Sobre el enamoramiento de Alfredo Alcón hacia ella, Mirtha contestó: “Fue algo platónico, y dio lugar a que naciera entre nosotros una amistad tan amorosa... Hubiera cumplido años ahora. Hablé con él por última vez hace exactamente un año, cuando lo llamé para saludarlo. Era un príncipe, maravilloso, irremplazable. Es así... Cuando sos grande, vas perdiendo a muchos seres queridos, amigos, actores, compañeros", respondió.
"Yo no soy de las que dicen que pueden contar a sus amigos con los dedos de la mano. Tengo muchos, muy queridos; por lo menos, veinte. Algunos de cuando era chica. Con Goldie no reunimos una vez por mes con la mesa de las chicas de Villa Cañás. Tengo amigos de Rosario y de Santiago del Estero que vienen a visitarme a Buenos Aires".
La rivalidad con Susana Giménez también fue tema de charla: "Sí, yo creo que sí. Es un personaje muy fuerte. Tenemos estilos distintos y ella es mucho más joven que yo. Susana es hollywoodense, una superstar. Yo soy más nacional. Nacho me quiere volver más internacional, pero yo no soy eso."
Luego, alabó “Piel de Judas”: "El espectáculo fue fantástico. Fue un Giménez Festival. El público la ama desde que aparece. Los aplausos son impresionantes: ¡se aplaude cada mutis! Me encantó cómo está Susana. Me parece una comediante finísima, talentosa y graciosísima. ¡Se come la escena! Le agrega su carisma, su desparpajo."
Además, habló de su envidiable estado físico y lucidez: "La lucha contra los años es una batalla perdida. No se puede luchar contra los años; hay que llevarlos con dignidad, elegancia y placer. La gente grande debiera ocupar su tiempo. Para el cerebro es como una gimnasia. Muchos hablan y cuando tengan mi edad no van a saber ni cómo se llaman."
También se refirió a su programa y a su frontalidad a la hora de entrevistar a sus invitados: "No me gusta la TV light ni que estén todos de acuerdo. Me gusta que haya debate, recambio; me encanta la política", comentó. Y sumó:"No pregunto con afán de incomodar a mis invitados: me pongo en el lugar del espectador. A veces me parece que alguno se va a levantar y se va a ir. Pero, ¿sabe una cosa? Yo he perdido el miedo. Me parece que estoy más allá del bien y del mal."
"No podría volver al cine. Siento que nadie va a cuidarme tanto como Daniel. Él se fijaba hasta si el soutien que tenía puesto me hacía buenos pechos. Tenía un gran sentido estético. He hecho todo lo que he querido. Como decía Tinayre: 'tu carrera es milagrosa, Chiquita'", dijo, y concluyó: "Hoy hay pocas mujeres de mi edad que estén tan informados como yo."