jueves, 11 de febrero de 2016
primicias

Nicolás Cabré respondió acerca de su fama de “depredador”

El actor que protagoniza El Quilombero visitó El Diario de Mariana y habló de lo que nunca antes. Sus compañeros, su hija Rufina y su mote de "galán". Mirá lo que dijo!

Nicolás Cabré tiene la merecidídsima fama de “galán” y “depredador”. Títulos ambos que obtuvo tras sus relaciones con distintas famosas, como Celeste Cid, Florencia Torrente, Agustina Cherri, la China Suárez, Eugenia Tobal, Soledad Fandiño, entre otras.
Este jueves, Nico fue entrevistado en El Diario de Mariana y, al contrario de lo que suele ocurrir cuando le preguntan sobre su vida privada, el talentoso actor se mostró cómodo y relajado.
"¿Por qué creés que te ganaste el mote de depredador?", fue una de las preguntas que le disparó- sin piedad- Mariana Fabbiani. "No, no sé… Yo de esas cosas no hablo. Se ha generado un mito…He tenido suerte. También la televisión me ayudó. Siempre digo que hay muchas cosas que se te facilitan con esto e inflan el globo, haciendo más espectaculares las cosas de lo que son", respondió.
Y cuando la conductora quiso saber sobre el “arma de seducción” de su invitado, Cabré volvió a mostrarse humilde: "No sé. Uno pasa mucho tiempo adentro del estudio y se va conociendo. No sé si tengo una técnica, yo soy esto… ¿qué sé yo?", fue la respuesta de Nicolás.
Luego, habló sobre la relación con los otros actores y se mostró brutalmente Honesto en sus convicciones: "Yo soy muy sincero. Si te molesta la respuesta, no preguntés", dijo y se pintó de cuerpo entero. "No creo que le tenga que caer bien a todo el mundo; de hecho a mí no me cae bien todo el mundo. Hay una cosa que parece que todos los actores somos compañeros y solidarios... Esto es un trabajo, yo no pretendo hacer amigos. De hecho no tengo amigos actores".
"Yo no tengo grandes problemas con nadie. Yo puedo estar disconforme o no con cómo se comunican las cosas, y de repente se hace todo muy vedetonga. Seguramente después lo que hablan mal de mí, me cruzan y me dan un abrazo", dijo cuando le preguntaron por la vez que Arnaldo André dijo jamás volvería a trabajar con él.
Más tarde se le cayó la baba al referirse a la hija que tuvo con la China Suárez, Rufina: "Rufi es una reina. Nos disfrutamos mucho. Pide por favor, te dice gracias. Es una señorita. Me sorprende lo que es. Y por sobre las todas es una nena feliz.  A fin de mes arranca el jardín. Disfruto mucho, soy el hombre más feliz del mundo con ella. Descubro sonrisas y sentimientos que realmente no había vivido. Voy a prendiendo a ser padre y a mostrarme como soy. Se hace muy difícil que venga a verme al teatro porque me ve y me grita. Estaba con uno de los chicos y preguntaba quién era. Es como una Macaya Márquez del espectáculo, te va comentando todo", agregó sobre el vínculo.
"De la separación lo que puedo rescatar es que yo decididamente no hubiese tenido la relación con Rufi si hubiese estado con la China, porque uno delega inevitablemente cuando está en pareja. Siempre nuestra prioridad y atención fue Rufina. Una vez nacida Rufi dejamos de ser los protagonistas de nuestra vida", afirmó.