martes, 11 de febrero de 2014
primicias

Nicolás Cabré: “Con Rufina dejé de ser el centro del mundo”

El actor fue entrevistado por Planeta Urbano y durante la entrevista, se mostró enamoradísimo de la hija que comparte con La China Suárez.

Nicolás Cabré concedió una entrevista a Planeta Urbano y, además de mostrarse súper baboso por su hija Rufina, se fue en halagos para con su ex pareja, Eugenia “La China” Suárez.

"La paternidad me impactó bien, me cambió la vida. Nunca había sostenido a un bebé, y de repente me dieron a Rufina y la tuve que agarrar. Es darte cuenta que esa personita depende de vos y que tenés que incentivarla y estar. Ahora ¿cuándo dije soy papá? No sé si lo tengo tan claro, teniéndola en brazos ya te cambia todo", arrancó contando Cabré a Planeta Urbano.

Y continuó: "A Rufina la veo todos los días. Rufina es de otro planeta. Tiene cosas de los dos. Es una beba feliz, se ríe desde que se despierta hasta que se duerme y te permite hacer absolutamente cualquier cosa. Con 5 meses, ya no toma teta, se viene conmigo y va a comer con mis amigos y nos vamos a dormir juntos. La veo todos los días. No tiene vuelta, es muy simple, no llora, se ríe, es feliz. Le cambio los pañales, pero si puedo evitar el de la caca lo evito (risas). Hago la vista gorda ahí. Si se lo puede fumar otro, que se lo fume el otro".

"Te cambian las prioridades, te das cuenta que dejaste de ser el centro del mundo, levantas la vista y te cambia todo. La mirada hacia los otros; mi papá es abuelo, mi hermano tío. Fue muy importante ver la vida o la felicidad de mis viejos, ver a La China mamá. Te cambia todo. Tengo la suerte de haberme cruzado a La China y que sea la madre de mi hija. Agradezco todos los días tener la relación que tengo con ella, decidimos separarnos pero nos vemos todos los días, nos llevamos bien, podemos reírnos juntos.

“De lo que pase el día de mañana, no tengo la menor idea. El hoy marca eso, siempre fuimos sinceros, y de verdad creo que es preferible a veces parar las cosas y no romperlas por un capricho, por algo que está impuesto por la sociedad, o por decir: 'Uy, si nos separamos me matan'", concluyó.