domingo, 06 de marzo de 2011
primicias

Natalia Oreiro: Estoy en una búsqueda de mis límites

Natalia Oreiro se encuentra filmando "Infancia clandestina", una película ambientada en la última dictadura militar en la que encarna a una madre montonera, y que el jueves anunció el rodaje de la comedia Mi primera boda". La actriz, que se encuentra alejada hace algunos años de la televisión para dedicarse a su carrera cinematográfica, no descarta volver en 2012 a la pantalla chica con una comedia.

Estoy en una búsqueda de mis límites, de intentar elegir buenas historias que me atrapen como espectadora, y que como actriz me resulte un desafío de algo que yo no haya interpretado aseguró Oreiro en un reportaje concedido a Télam, remarcando que el cine le ofrece la posibilidad de hacer roles diferentes.

Y agregó: Por ejemplo. En `Francia` era un personaje frágil y en Inocencia..` hago de una mujer muy plantada, con convicciones muy fuertes y muy tierna a la vez. Mi primera boda, la siguiente, es una comedia. Si yo hiciera de mi en el cine nadie me iría a ver, lo divertido es hacer de otra.

Oreiro remarcó que está en la búsqueda de mi propio techo.

Un pasito más, otro y otro, intentando estar a la altura de las exigencias.

Sin embargo, la actriz reconoció que tanta autoexigencia y tanta ambigüedad en los personajes hace mella en su ánimo, pero resalta que ese es el desafío y trato en cada peli superarme.

Claramente es un esfuerzo muy grande para mi hacer un personaje dramático. Por mi personalidad tengo predisposición a la comedia, soy optimista y alegre. Cuando hago dramas tengo que descender mucho y me deja resaca. Termino muy enganchada y me cuesta salir, aseveró.

En este 2011, la esposa del músico Ricardo Mollo, además de Infancia Clandestina o Maní con chocolate, ópera prima de Benjamín Ávila, y Mi primera boda, de Ariel Winograd, tiene en carpeta dos películas más: Wakolda, de Lucía Puenzo, y Mala, de Adrián Caetano.

"Ahora el cine me da la posibilidad de en un año poder hacer cuatro personajes en cuatro rodajes diferentes. Porque si no es siempre lo mismo, algo muy pero muy aburrido", declaró.

Lejos de parecer una acaparadora, Oreiro aclaró que le ofrecieron cosas a las cuales no creía poder aportarle algo nuevo y que uno es mejor actor cuando conoce su límite y dice: `Esto yo hoy no lo puedo hacer o no lo voy a hacer bien.

Elijo que las cosas me vayan sorprendiendo. En principio me interesa la historia y lo que el director quiere contar antes que mi personaje. Por eso hago muchas participaciones. No necesito que la historia se cuente a través mío, por el contrario, a veces siento que tengo más para dar cuando el peso de la historia no recae en mi personaje, porque cuando es una peli comercial tienden a ponerme en personajes que no son tan desafiantes, sentenció.

"Me está pasando algo con el cine que creo que está bueno que lo disfrute y aproveche. Sería una pena cortarlo cuando uno abre esa puerta y dice `tengo ganas de hacer`. Están buenísimas esas oportunidades", dijo, sin olvidar que su primer amor es la TV.

En 2012 puede ser el gran regreso de la uruguaya de 33 años a la pantalla chica, donde saltó a la fama con éxitos como Ricos y Famosos, Muñeca Brava, Cachorra y Sos mi vida.

Me encanta la TV y tal vez en 2012 haga algo. Me gusta lo masivo y creo que bien utilizado es relindo. No soy como esos actores rebuscados y tengo cero prejuicios. Hace varios años que vengo diciendo que voy a volver y después lo postergo, pero me debía esta posibilidad de hacer cine, finalizó.