miércoles, 02 de febrero de 2011
primicias

Nacho Silva: Pamela Sosa se hace la vedette y es un mamarracho

A semanas de presentar su disco en Argentina, material que ya se vende en España, Francia y México, entre otros países, el cantante dialogó en exclusiva con Primiciasya.com.Habló sobre la fusión del folklore y el rock que propone y también se metió en la actualidad televisiva para hablar de Gran Hermano 2011.

Se viene la presentación en nuestro país de Mi mundo, tu material discográfico, ¿De qué se trata este disco?
El disco es de folklore fusión, tiene 12 temas, hay cuatro que son míos, se grabó en 2009, se lanzó en España, Francia y en México con una gira de prensa, y recién ahora a fines de febrero va a estar en todas las disquerías del país, pero bueno, yo desde 2009 que vengo haciendo toda la campaña de prensa y promoción del disco, recorriendo todo el país. Ya ahora arranco una gira por el norte y luego el sur del país.

¿Y cómo fue el recibimiento en estos países, teniendo en cuenta lo que vos proponés musicalmente hablando?
En España les gustó mucho porque es un país donde rompen mucho con los esquemas. Les gustó la nueva estética. Ellos se pusieron a investigar qué era el folklore y se dieron cuenta que era algo muy tradicional, les copó mucho la idea de esta nueva estética, además de la música, que no es muy tradicional que digamos, lo que me permitió entrar más fácil a ese mercado. Allá les gustó y el disco ya está a la venta. También grabé el videoclip en Barcelona, y de ahí nos fuimos a México a seguir promocionando. En México también gustó mucho pero ahí no conocían mucho nuestro folklore. Conocían a intérpretes como Mercedes Sosa, etc…

¿Cómo les puede caer en nuestro país a los folkloristas tradicionales?
Acá bien… estuve recorriendo mucho el país, en muchos festivales, y en la mayoría recibí la mejor predisposición de la gente. La música y la estética gustan mucho. Obviamente que cada vez que subo al escenario choca un poco por la imagen, pero después cuando ven que no es más que música, lo toman bien. A muchos folkloristas tradicionalistas, los más grandes, digamos, a la edad me refiero, les choca mucho. Por ejemplo hay organizadores como la Fiesta del Sol o Cosquín que todavía no puedo pisar esos escenarios por mi estética y por los prejuicios que tienen al ser tan tradicionalistas y que para ellos el folklores es guitarra, poncho y bombo, nada más. Pero hoy en día Los Nocheros, La Sole, y esa corriente de músicos están mostrando que se puede hacer otra estética y se puede hacer la misma música.

¿Por lo general te encontrás con este tipo de prejuicios?
No, no, recorrí miles de lugares y me ha visto público de todas las edades y todo el mundo lo toma perfectamente bien. De hecho en la Fiesta del Sol canté en uno de los escenarios alternativos, no pude pisar el escenario mayor, y se llenó de gente, se vinieron todos y la recepción fue buenísima, por eso nunca entendí por qué este organizador no quiso que estuviera arriba del escenario. Han sido muy pocos los lugares donde he chocado y no me han dejado estar, simplemente por los prejuicios de la gente que organizaba.

¿Tu experiencia con Operación Triunfo fue positiva no?
Sí, totalmente… Yo vengo con esto de la música desde los siete años. Operación Triunfo fue la vidriera que permitió mostrarme para hacerme popular mínimamente en todo el país. Salí y en base a esa popularidad intento armar la carrera. Obviamente cuesta mucho, pero al ser algo distinto y diferente dentro de la música, nunca paré de trabajar. Terminó el programa y me llamaron de todos lados para representarme, para ofrecerme presentaciones, y desde 2009 no paré de viajar y de recorrer el país. Y eso se lo debo a Operación Triunfo que me dio el pantallazo desde Telefe. Como hoy en día la tele: Que si no estás en televisión no sos nada, aunque los cantantes vivimos de los shows y los folkloristas de los festivales.

En ese momento el programa tuvo una fusión con Gran Hermano, ¿Pudiste ver el Gran Hermano actual?
Sí, no me gustó cómo plantean el juego los participantes. Todos entraron para ser famosos y ganar. Las chicas quieren ser vedettes, etc. Lo van a conseguir por el simple hecho de estar ahí adentro, pero están como buscando, con dientes y uña, eso nada más. Hoy día triunfan los que no tienen talento, como una Pamela Sosa que se hace la vedette y la bailarina y es un mamarracho.

¿Cómo te toca la historia de Alejandro, el participante transexual?
Me copó por el simple hecho que va a abrir mentes. Cuando yo estuve en Operación Triunfo pasó algo similar. No tan igual porque son distintas historias, pero al decir que era bisexual abrí muchas mentes y muchas puertas para que chicos con esa misma condición puedan sentirse un poquito más libres. Y Alejandro creo que abrió muchas mentes, también.