viernes, 01 de julio de 2011
primicias

Moria defendió a las Xipolitakis; atacó a la Farro y se armó un gran escándalo en el Bailando

Anoche, en Bailando 2011, el escándalo se dio en el marco de la supuesta infidelidad del Negrito Luengo hacia Mónica Farro. Mientras la vedette uruguaya hablaba sobre sus sentimientos con Marcelo Tinelli, Moria Casán le dio credibilidad a los dichos de Victoria Xipolitakis en cuanto a la presunta relación entre su hermana Stefanía y el productor de Ideas del Sur. ¿El resultado?: un escándalo del que sólo Marcelo Polino estuvo exento.

Desde hace semanas, el escándalo parece ser una constante en la vida de Mónica Farro, quien anoche habló con Marcelo Tinelli sobre su ruptura con el Negrito Luengo, luego de que el hombre, aparentemente, la hubiera engañado con Stefanía Xipolitakis.

En su discurso con el conductor, la vedette uruguaya puso en duda su credibilidad hacia los dichos de la griega Victoria, quien días atrás mandó al frente a su hermana ventilando una supuesta relación de ésta con el productor de Ideas del Sur.

Pero Moria copó la banca y aseguró conocer a las Xipolitakis, respaldando los comentarios de Victoria sobre la infidelidad de Luengo con Farro: Son buena gente, no mienten, tiró.

Desde su puesto de trabajo, el padre del Negrito: el Negro, fotógrafo oficial de ShowMatch, exclamó en voz alta su disconformidad antes las palabras de la Casán. Marcelo Tinelli lo escuchó y lo hizo hablar.

Moria, por su parte, le dijo que en vez de suponer que las hermanitas griegas mentían, podía, en cambio, pensar que la que tenía problemas era Mónica Farro, ya que es una mujer que le gusta el sufrimiento y los cuernos. Y ahí se armó el despiole.

La Alfano comenzó a disparar contra la Casán y la diva desenroscó su lengua contra ella. Mónica Farro corrío a darle un beso al padre de su ex pareja, tras los cariñosos comentarios del hombre.

Mientras tanto, Pachano tomaba carrera y también arremetía contra Grace. En un momento, el muchachón fanático de la Alfano quiso hablar y Moria lo mandó a Cuestión de peso. Pero el morrudo y sensible admirador de la actriz rompió en llanto y avivó las llamas entre la furia que se había desatado entre los miembros del jurado; todos, menos Polino, quien luego intentó poner paños fríos a la grotesca situación, con uno de sus acertados comentarios sobre la salud pasíquica de sus colegas. Un verdadero desastre.

No te pierdas el video de esta nota.