miércoles, 29 de abril de 2015
primicias

Moria Casán: “Me analizo sola desde que tengo 8 años”

La diva se brindó al mano a mano con Alejandro Fantino y reveló algunos detalles sobre su personalidad. Además, aseguró que ella fue "la primera que terminó con la misoginia en el teatro" argentino.

Moria Casán estuvo anoche como invitada en Animales Sueltos y dialogó mano a mano con Alejandro Fantino.
Con el sentido de la autosuficiencia que la caracteriza, la diva reveló detalles ocultos de su niñez y al hablar sobre su carrera, aseguró que ella fue "la primera que terminó con la misoginia en el teatro" argentino.
"Por contrato y por haber alcanzado el lugar de primera figura pedí, exclusivamente, que ningún capocómico finalizara el sketch con mi cuerpo", remarcó en el aire de Animales Sueltos.
"Trabajé con todos, pero Jorge Porcel era el más difícil. Alberto Olmedo era más naif, pero yo pude pararle el carro a los dos. Mi contrato decía que el acto lo terminaba yo, o el actor protagonista sin que pueda hacer un chiste sobre mi cuerpo", concluyó. 
“Jamás me analicé porque me analizo sola desde que tengo 8 años y me costó toda mi vida. Yo interpreté mi conciencia y me ha costado hasta dormir poco a los 12 ó 13 años y tener la cabeza que no me la podía parar como si fuese una centrifugadora. Pensaba tanto que rezaba para dejar de pensar, cuando era chica me iba a la cama a pensar. Después pensé todo y ahí no pensás más, que es el estado más elevado del pensamiento... cuando das toda la vuelta y ya no pensás", reveló.
Luego, llegó la confesión: “Debo haber estado desde los 12 a los 14 años llorando dos años enteros cada vez que me iba a la cama, supongo que para hacer una catarsis de tanta cosas que quería manejar sola”, agregó.
“Pensaba si empezaba a salir con un chico o cuando empecé a dar clases de baile en mi casa,  los días que tenía 80 alumnos era solita y me ayudaba un poco mi madre, y me quedaba como una especie de adrenalina hasta que iba a la cama y lloraba sola. Mi catarsis lo hacía así, no podía parar mi cabeza. Me analicé sola sin tratar de boicotearme, mi subconsciente me lo conozco bastante", concluyó.