lunes, 22 de junio de 2015
internacionales

Miley Cyrus encontró el amor en una modelo de Victoria's Secret

Todo parece indicar que la cantante de 22 años comenzó una relación sentimental con Stella Maxwell, hermosa modelo de 25 años. Hay muchas fotos comprometedores, incluso de un beso. 

Miley Cyrus y Stella Maxwell estarían involucradas en una relación sentimental desde, al menos, tres meses y nadie se había dado cuenta. La relación salió a la luz recién ahora, cuando las jóvenes comenzaron a presumir del romance con la publicación de varias fotos en Instagram (Ver galería de fotos).
Una amiga cercana a la pareja ha expresado que "se toman las manos y se abrazan y se sienten muy cómodas. Definitivamente están juntas". Aunque las muestras de cariño parecen ser mutuas, Cyrus todavía no ha confirmado ni desmentido esta información.
A ambas se les ha visto juntas en varias ocasiones, desde que Miley Cyrus rompiera el pasado marzo con Patrick Schwarzenegger, ahora Cyrus y Stella han estado juntas con otras amigas en el festival "South by Southwes", en Austin, y en una fiesta en Las Vegas.
A principios de este mes, Miley y Stella fueron fotografiadas mientras pasaban un día de compras en West Hollywood. Ella lo había dejado con el hijo de Schwarzenegger dos meses antes, después de que fuera fotografiado con una chica en unas vacaciones en Cabo San Lucas, aunque, Patrick negaba tener una relación especial con esa mujer y escribía en Twitter: "Dios mío. Es una de mis mejores amigas. Nunca haría nada en contra de mi novia".
La artista, además ha presentado recientemente 'Happy Hippie Foundation', una fundación con la pretende ayudar a gente sin hogar y niños gays, bisexuales, lesbianas o transexuales y fue en ese momento cuando contó que había tenido relaciones sexuales con mujeres.
"Estoy literalmente abierta a cualquier opción que sea consentida y que no tenga que ver con animales ni con menores de edad. Todo lo que sea legal, me parece bien. Me da igual que sea un hombre o una mujer", fueron las palabras de la cantante para Paper.
Recuerdo contarle a mi madre que admiraba a las mujeres de una forma distinta. Ella me preguntó que qué quería decir, y le dije: 'Me gustan. Me gustan como los niños'. Le resultó muy difícil entenderlo. No quería que me juzgaran y tampoco que fuera al infierno. Pero mi madre cree más en mí que en cualquier Dios. Le pedí que me aceptara y lo hizo", reveló.