miércoles, 28 de diciembre de 2011
informes

Messi de entrecasa en Rosario

La Pulga está en la ciudad disfrutando de un merecido descanso, alejado de la exposición pública y rodeado de sus afectos. Con su habitual bajo perfil, Lio no sólo pasó el tiempo jugando al fútbol tenis junto a sus primos, sino que hasta ayudó a su pequeña sobrina a pintarse las uñas.

Es el costado menos conocido de Lionel Messi, el crack de Barcelona que está pasando sus días de vacaciones en Rosario alejado de la exposición pública y rodeado por amigos y familiares. Un Lio distendido y alejado del ruido mediático descansa en esta ciudad, el lugar en el mundo donde se siente más cómodo, más que dentro de la cancha incluso, donde se mueve como pez en el agua. Un sitio donde encuentra la paz y la tranquilidad, esa que no puede conseguir en ningún otro lugar del planeta, donde su imponente figura futbolística no pasa nunca inadvertida y rompe con todos los estereotipos.

Acá, en su ciudad natal, el crack argentino que desparrama su magia en Barcelona, pasa los días de descanso que le dio Josep Guardiola, y lejos de dejar la pelota de lado, se divierte jugando al fútbol tenis junto a sus familiares y amigos. Además, ayudó a su sobrina a pintarse las uñas, mostrando su lado más carismático y desacartonado.

Junto al crack del Barça también están sus primos, Maximiliano y Ezequiel Biancucchi, que continúan su carrera en el fútbol paraguayo, más precisamente en Olimpia e Independiente de Campo Grande, respectivamente. Maxi también jugó en Brasil.

Messi pasó Navidad junto a su familia y también hará lo propio en Año Nuevo, puesto que el lunes deberá retornar a Barcelona para afrontar la cargada agenda de compromisos del equipo catalán.