jueves, 14 de mayo de 2015
internacionales

Máxima y Guillermo de Holanda atraviesan una crisis

No todo es glamour y elegancia en la vida de los reyes de Europa. Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda pasan por un muy mal momento. Todos los detalles en esta nota. 

Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda se encuentran atravesando una gran crisis de popularidad. Y es que tras conocerse que Albulkasim Al-Jaberi, un joven activista que durante una manifestación celebrada en abril del año pasado gritó: “A la mierda el rey, a la mierda la reina y a la mierda la familia real”, ha sido condenado a prisión por expresar sus ideas políticas, muchos son los holandeses que han salido a las calles para mostrar su desacuerdo con la decisión judicial en la que ha tenido mucho que ver la Corona.
Las manifestaciones republicanas están tomando cada vez más fuerza, así como el vandalismo hacia edificios relaciones con el rey.
La pasada semana, las paredes del Palacio Real de Ámsterdam aparecían pintadas con insultos en los que podía leerse: “Fuck the koning” ("Que se joda el rey"), junto a fotografías pintarrajeadas de Guillermo Alejandro y Máxima durante su investidura el 30 de abril de 2013.
al como cuenta el diario Telegraaf, este mismo martes, los actos vandálicos regresaban a Holanda. Y es que los simpatizantes de Al-Jaberi pintaron el símbolo de la esvástica en la puerta del edificio en el que se encuentra el gabinete del rey en La Haya. Aunque esta referencia nazi puede ser una queja a la falta de libertad de expresión que existe con los temas de la familia Orange, hay quienes aseguran que puede ser una referencia al pasado del padre del rey, el príncipe Claus, quien perteneció a las Juventudes Hitlerianas durante su adolescencia.
La vinculación del príncipe Claus con el nazismo le valió muchos problemas a la hora de ser aceptado por los holandeses. Aunque la ahora princesa Beatriz y el resto de su familia le mostraron su total apoyo desde el principio, la boda entre la pareja fue una de las más tristes de todo la historia de la realeza. Y es que los ciudadanos de Ámsterdam se echaron a las calles para demostrar su descontento e incluso arrojaron una bomba de humo a la carroza de oro en la que iban los novios.
Mientras la monarquía holandesa vive un momento de ‘bajón’ popular, Guillermo Alejandro y Máxima han decidido poner mar por medio y han viajado junto a sus hijas, Amalia, Alexia y Ariane, a Nueva York.
Así lo demuestra una fotografía de Facebook en la que aparece la reina junto a su primogénita en una juguetería. Desde el 5 de mayo, que acudieron al concierto de celebración de la liberación de los Países Bajos, y hasta el día 18, los reyes tienen la agenda libre, así que es muy posible que pasen estas dos semanas en Estados Unidos alejados de la polémica. 
FUENTE