miércoles, 10 de junio de 2015
primicias

María Laura Santillán habló del cáncer: “Yo quería seguir la vida como siempre”

En una entrevista, la periodista y conductora de Telenoche se refirió a su salud y contó cómo superó su enfermedad. 

El año pasado, María Laura Santillán debió enfrentar una dura batalla cuando le diagnosticaron cáncer de mama.
La periodista y conductora de Telenoche decidió pelear contra la enfermedad, pero durante todo el proceso continuó trabajando por decisión propia.
"Cuando uno está en lo peor, pasando lo que nunca creyó que iba a pasar (la quimioterapia, ponele), o preguntándose cómo sigue esto... Yo ahí, para estar bien, decidí trabajar. Y trabajé con todos los tratamientos encima, faltando solamente lo imprescindible. No creo que el show deba continuar; entiendo que la gente se tome todas las licencias para hacerse rayos, quimio... Pero me pregunté qué quería hacer yo, y yo quería seguir la vida como siempre, si se podía. No podría haberlo hecho si no hubiera tenido un médico que me hizo la vida muy cómoda: Carlos Bas, jefe de Oncología del Hospital Alemán", manifestó Santillán en una entrevista con el diario Clarín.
A pesar de su estado de salud, la periodista del Trece sintió que lo mejor era seguir con sus responsabilidades: "Es como me criaron. Para mí no hay discusión posible: hay que trabajar... Nadie se dio cuenta de que no tenía la mitad de mi pelo gracias Alberto Sanders. En el momento de hacer Telenoche me sentía bien, lo digo en serio. Y rodeada de Pepe (Gil Vidal) y Santo, que son dos personas, dos hombres; yo me siento muy acompañada y su presencia me fortalece. Además eran los únicos que sabían".
Por último, María Laura señaló que tras enfrentarse con esta enfermedad se dio cuenta de que la vida es corta: "Hice todo y más. Todo fue preventivo. Y la verdad, no hay otra alternativa que ir al frente. Si algo aprendí es esto, y lo empecé a usar en Twitter:#paraadelante nada más. Mirá, Santo, me dice 'nena'. Siempre le dije:'el día que me dejes de decir nena me voy a sentir una vieja chota'. Él me dice: 'Nena, tal cosa', y soy feliz. Te das cuenta de que no sos eterna y que no sabés cuándo te puede tocar... Se me puede ver vulnerable, débil, asustada, pero hay que pelear".