viernes, 09 de enero de 2015
primicias

Marcelo Polino: "Quiero adoptar un chico pero es muy difícil acá"

Teté Coustarot entrevistó para Crónica a uno de los periodistas más ácidos y polémicos de la TV argentina, quien habló sobre la posibilidad de criar a un chico.

Marcelo Polino dialogó mano a mano con Teté Coustarot para el diario Crónica y, entre algunos de los temas que entrevistador y entrevistado tocaron, surgió el de las dificultades que se presentan en la Argentina para poder adoptar un chico. También habló sobre su proyección laboral paa este 2015.
 ‒Cuando se conoció que estabas manejando los trámites de adopción, ¿querías que se hiciera público?
‒Fue una infidencia del abogado y de algunos más.
 ‒¿Te enojó aquello?
‒Mucho. Igualmente, lo pude bajar pensando en que seguro, alguna vez, le dije algo a alguien que le había molestado. Intenté no tomarlo personal. Sí me enfadó la mentira en la cual, supuestamente, me habían ido a buscar un bebé.
 ‒Cuando tenés situaciones de este estilo, ¿qué hacés?
‒Yo voy cara a cara, así no tengo cuentas pendientes. Si tengo que pedir disculpas, lo hago.
 ‒¿Cuáles son tus planes para el año que viene?
‒Continúo con la radio, en la firma con Papparazzi y voy a estar en el “Bailando...”.
 ‒¿Tenés alguna nota pendiente que te gustaría realizar a alguna persona en especial? ‒Seguramente, pero tengo muy cubierta la zona laboral. Ahora quiero focalizarme en el tema de la adopción. Tengo una carpeta aprobada y eso es muy difícil en este país. Sin embargo, todavía no pude mover nada de eso. En diez años, el chico me va a decir abuelo cuando lo vaya a buscar al colegio.
 ‒¿Cuándo entra en vigencia la ley de adopción?
‒El primero de enero del 2016. Hasta que el juez la entienda y todo lo demás, se llega al 2017. Y hasta que me llamen, llegamos al 2018. Pasa mucho tiempo y los chicos siguen esperando. Yo no quiero un bebé, sino un chico para ayudarlo con su educación y su salud, por ejemplo. Mientras tanto, sigo trabajando en Minoridad y en hogares.
 ‒¿Sos creyente?
‒Sí. Incluso quiero devolverle al universo todo lo que me dio. Si un niño puede tener una buena vida, siento que ya cumplí con todo.