viernes, 15 de mayo de 2015
primicias

Lucho Avilés contó lo que nadie se anima a decir en televisión

El pionero cumple 50 años de iniciarse en la pantalla chica y editó un libro con Editorial Planeta sobre los chismes nunca antes contados de la farándula. 

“Ya cumplí cincuenta años con la televisión, y creo que vale la pena recordar con cincuenta historias algo de lo mucho que he vivido en ella. Algunas anécdotas tienen nombre y apellido, otras permanecen en la categoría de ‘chimentos enigmáticos’, pero tanto la gente del ambiente como el televidente que haya seguido los programas de espectáculos se dará cuenta enseguida de quienes se trata. Son muy pocas las historias que no tienen nombres ni verdaderos ni ficticios; es que no es cuestión de poner la cabeza en las guillotinas de los ‘caranchos’, siempre dispuestos a entablar una demanda, por antojadiza que sea. En estas páginas encontrarán diversión, intriga y quizás asombro. Casi todas las historias son francamente inéditas y no fueron contadas ni en radio ni en televisión. O por lo menos algunos detalles, que siempre permanecieron ocultos para el gran público. No tengan duda de que se van a entretener, a divertir e incluso a sorprender. ¡Bienvenidos!", cuenta Lucho Avilés en la descripición de su libro, "Indiscreciones", que editó junto a Editorial Planeta. 
Lucho Avilés crea en 1970 el chimento del espectáculo en la televisión cuando produce y conduce Radiolandia en televisión, el exitoso ciclo que puso en pantalla Canal 11 de Buenos Aires. A través de su extensa carrera televisiva ha sido galardonado con el premio Martín Fierro, el Monumento de Cristal de Rosario, el Bamba de Córdoba en dos oportunidades, el Racimo de Uva de San Juan, el Facundo de Oro, el Onda de Plata, el Ade de Paraná, el premio Reporter, el premio Teleshow y el Ariel de Montevideo, entre otras distinciones.
Tres de los ciclos que produjo y condujo –El Juicio del Gato, El público quiere saber e Indiscreciones– alcanzaron cifras excepcionales de audiencia. En Indiscreciones debutó la mayoría de las figuras periodísticas que hoy ocupan la pantalla televisiva. Alejado por el momento de ese ámbito, regresó a su pasión: escribir. De esta forma surge así su primer libro, en el que cuenta cincuenta historias recopiladas de su memoria de cincuenta años de trayectoria televisiva.

Dejanos tu comentario