martes, 12 de julio de 2011
internacionales

Los príncipes de Mónaco ya duermen separados

Alberto y Charlene Wittstock están disfrutando de unos días de descanso en Sudáfrica, como luna de miel. Lo curioso del caso es que están en diferentes hoteles, alejado el uno del otro. ¿Qué pasa en esa relación?

Poco convencional. Al menos así se podría calificar a la luna de miel del príncipe Alberto de Mónaco con Charlene Wittstock. De viaje en Sudáfrica, los tortolitos no sólo duermen en camas separadas sino que además están alojados en distintos hoteles.

Según publica el diario inglés The Sun, la suite que reservaron para la pareja sólo es ocupada por Charlene. De acuerdo a esta versión, la mujer está descansando en una habitación con una enorme cama de matrimonio y piscina privada (4.000 libras la noche) en el Oyster Box Hotel en Umhajanga Rocks, cerca de Durban}, mientras que su flamante marido está hospedado en el hotel Hilton.

Debía ser una luna de miel de fábula pero la Princesa ha dormido sola a 15 kilómetros de distancia de su marido, consignó el periódico, antes de recordar el frío beso que se dieron en la ceremonia de casamiento.

Para hacer las cosas todavía peores, los príncipes de Monaco decidieron acortar sus vacaciones debido a negocios urgentes que Alberto debe atender personalmente. Se presume que uno de esos temas álgidos podría tener que ver con la resolución del misterio de su tercer hijo ilegítimo, que le fue atribuido unas semanas atrás. (El Argentino)