viernes, 22 de abril de 2011
internacionales

Los famosos confiesan sus pecados

Se dice que la ropa sucia se lava en casa, pero estos artistas no han tenido reparo en gritar a los cuatro vientos sus vicios capitales. Los famosos no se encuentran exentos y algunos hasta los han confesado públicamente. Conocelos en esta nota.

Lujuria.Quien mejor lo representa es Charlie Sheen, pues tiene una particular afición por el deleite sexual. Hace poco el actor pasó la noche en un hotel de Las Vegas con tres actrices porno, a quienes conoció en una convención de cine triple X. Además, a todos lados va con sus diosas.
 
Gula. En la reciente entrega de los premios Nickelodeon, la actriz y cantante Miley Cyrus fue sorprendida acercándose a una mesa que estaba repleta de postres evidenciando su gula: Tú no lo entiendes, los pasteles son lo mío, dijo Cyrus a su publicista mientras tomaba dos pastelitos.
 
Avaricia. Christopher Ciccone
, hermano de la Reina del pop, es autor del libro Vivir con mi hermana Madonna, en el que además de tachar a la cantante de narcisista, asegura que es avara, argumentando que la estrella se negó a pagarle una suite durante su gira en 1993, El dinero, desgraciadamente, ha sido uno de los ejes de nuestra relación, aseguró Ciccone en una entrevista.
 
Pereza. Aunque parezca increíble, hay actores que rechazan proyectos millonarios con tal de quedarse en casa sin trabajar, ese es el caso de Bruce Willis: Cuando hay en el cine una película que protagonizo estoy en casa con mi mujer. Me encanta ser así de perezoso y no tener que ponerme delante de una cámara, reveló el actor, según el portal ContactMusic.
 
Ira. Quien no quiera terminar con un ojo morado debe tratar con pincitas a Chris Brown, pues Robin Roberts, conductora de Buenos Días América cuestionó al cantante sobre la golpiza que le dio a Rihanna en 2009, y aunque dijo que ya lo superó, fuentes allegadas a la producción dijeron que Brown destruyó un camerino y rompió una ventana.
 
Envidia. Si la envidia fuera tiña... cómo estaría Salma Hayek, quien hizo berrinche tras enterarse de que Jeniffer Aniston fue nominada a un premio Emmy por su participación en al serie 30 Rock, en la que la mexicana también participó pero sin obtener el mismo reconocimiento. Una fuente reveló a la revista Star que Salma considera que su actuación fue tan buena o mejor que la de Aniston.
 
Soberbia. Casi cualquiera se ofendería de ser tildado de soberbio; menos Miguel Bosé, quien además disfruta ser considerado como tal: Me gusta que me llamen soberbio, primero porque lo soy y lo llevo muy bien, y porque lo resuelvo con mucha ironía, por eso no me molesta. No es un pecado capital la soberbia. Es la capital de los pecados, dijo. (El Universal)