jueves, 21 de abril de 2011
primicias

Los amores de Juana Viale

Desde sus inicios en el amor, los romances de Juana Viale se han convertido en la comidilla de las revistas del corazón y de la opinión pública en general. Obteniendo el consentimiento o la desaprobación de su familia, en algunos casos, la actriz ha logrado sorprender a todo el mundo con sus conflictivas relaciones con los hombres. No te pierdas esta nota.

Su madre es la conductora de televisión Marcela Tinayre y su padre Ignacio Viale. Tiene 2 hermanos, Ignacio y Rocco (hijo de Marcela con Marcos Gastaldi).

Juanita protagonizó su primer escándalo a los 15 años, cuando en '98 se mostró mimosa y a los besos con Alé de Basseville, un francés que casi pisaba los 30, conocido sólo como ex pareja de la top model María Inés Rivero.

Además, fue pareja del modelo Iván de Pineda. En el 2002 comenzó un noviazgo con el músico Juan de Benedictis, hijo del cantante argentino Piero, con quien tuvo a su primera hija, Ámbar, cuando sólo tenía 20 años.

En 2003 conoció a Tomás Fonzi en Costumbres Argentinas y comenzó un breve romance que finalizó sin pena ni gloria.

Allá por el 2005, la nieta de Mirtha Legrand conoció a Gonzalo Valenzuela en Doble vida y se pusieron de novios hasta que al tiempo nació Silvestre, su segundo hijo.


En 2009, la relación con el actor chileno comenzó a descarrilarse y la pareja se disolvió por un tiempo. Fue en ese lapso cuando Juana tuvo un breve romance con el tenista Gastón Gaudio, aunque ninguno de ellos quiso reconocer el amorío, ni durante, ni después de la ruptura.

Tras un tiempo de estar sola, Juanita se reconcilia con Gonzalo Valenzuela, el padre de su hijo, de quien actualmente está embarazada de seis meses.

Ahora, Juanita, acaba de ser pescada por la Revista Paparazzi, a los besos, con el ex Ministro de Economía Martín Lousteau. Embarazada de seis meses y habiéndose reconciliado con el que hasta el martes era su pareja, el actor chileno Gonzalo Valenzuela, la muchacha fue capturada por la publicación que dirige Luis Ventura, en pleno Palermo y a puro mimo dentro de su auto, con el economista, quien se escapó hacia Montevideo para tratar de evitar el escándalo que seguramente, lo atrape luego de su regreso a Buenos Aires.