domingo, 17 de agosto de 2014
internacionales

Los 7 mitos más absurdos sobre las estrellas de rock

Las extravagancias de los artistas han sido el caldo de cultivo perfecto para dar rienda suelta a la creación de mitos populares, en su mayoría absurdos.

Muchas grandes estrellas de la música han pasado a la historia por exhibir un comportamiento extravagante, tanto sobre el escenario o en su vida privada. Esta forma de llamar la atención ha constituido siempre un caldo de cultivo idóneo para crear todo tipo de leyendas a su alrededor, con el objetivo de elevar aún más la popularidad de sus protagonistas.

Aunque muchos de estos mitos se basan en alguna anécdota real convenientemente exagerada hasta convertirla en irreconocible, la mayoría son meros rumores fruto de la imaginación del propio artista o sus seguidores. Sin embargo, por increíble que pueda parecer, unas pocas de estas historias sí ocurrieron tal y como las ha consagrado la leyenda.

En nuestro habitual recorrido por los temas más sorprendentes dela blogosfera, hoy repasamos algunos de estos mitos (o no) del mundo rock:

1.-Keith Richards vive gracias a la diálisis: Según la leyenda, el mítico guitarrista de The Rolling Stones se ve obligado a someterse regularmente a una sesión de diálisis que purifica su sangre y le permite continuar con vida. Esta historia, que lleva circulando más de cuarenta años, es un claro ejemplo de cómo una historia real puede deformarse hasta alcanzar proporciones completamente increíbles.

Su origen se remonta a 1973, cuando Richards viajó a Suiza para someterse a un tratamiento con el que eliminar de su organismo ciertas “impurezas” derivadas de su vida de excesos. Con el tiempo, el mito, desmentido en varias ocasiones por el propio músico, convirtió ese tratamiento en el nexo del artista con el mundo de los vivos.

2.-Marilyn Manson coprotagonizó “Aquellos Maravillosos Años”: Posiblemente el mito que afirma que Brian Warner interpretó a Paul Pfeiffer, el adolescente poco agraciado amigo del protagonista de la serie “Aquellos Maravillosos Años”, antes de convertirse en el irreverente Marilyn Manson sea uno de los más conocidos incluso desde antes de la popularización de internet. Sin embargo, ese papel fue interpretado por un actor llamado Josh Saviano, que nada tiene que ver con el siniestro músico.

3.-La extraña muerte de Mama Cass Elliot: Durante muchos años ha circulado la historia que señala que Cass Elliot, vocalista de The Mamas & The Papas, murió atragantada mientras comía un bocadillo de jamón. Sin embargo, el informe forense de su fallecimiento no señala la existencia de restos de comida que obstruyeran la tráquea de la cantante y apunta a un infarto como la causa de su muerte.

4.-El doble de Paul McCartney: Otro de los mitos más conocidos mundialmente asegura que el cantante Paul McCartney falleció en un accidente de tráfico ocurrido en 1966, tras una fuerte discusión con el resto de miembros de los Beatles. Para ocultar ese hecho, la banda contrató a un doble del cantante, quien lo ha sustituido desde entonces.

El bulo, que fue lanzado por un locutor de radio de Detroit en 1969, ha sido objeto de toda clase de especulaciones y McCartney se vio obligado a desmentirlo en varias ocasiones. Para los que defienden su veracidad, el hecho de que Paul McCartney sea el único miembro del grupo que aparece descalzo en la portada del disco Abbey Road es una prueba irrefutable de su muerte.

5.-El cómic impreso con sangre: Durante muchos años, se ha asegurado que el cómic “A Marvel Comics Super Heroes Special!”, publicado en 1977 y que convertía a los miembros Kiss en superhéroes había sido impreso con la sangre de los miembros de la banda. Sin embargo, esta historia no es más que un hábil truco publicitario para impulsar aún más la fama del grupo liderado por Gene Simmons y Paul Stanley.

Lo que realmente ocurrió es que, para dar notoriedad a la publicación del cómic, los miembros de The Kiss se extrajeron una pequeña cantidad de sangre que se mezcló con la tinta roja con la que se imprimió la primera tirada de la obra. Para decepción de los seguidores del polémico grupo, la cantidad de sangre existente en la publicación es, por tanto, prácticamente inapreciable

6.-La afición de Ozzy Osbourne por morder murciélagos: El líder de Black Sabbath podría protagonizar por sí solo una lista de hechos insólitos, ya sean verdaderos o falsos, relacionados con el mundo de la música. Una de esas historias, asegura que Ozzy Osbourne solía matar murciélagos a mordiscos en sus conciertos y, al igual que la protagonizada por The Kiss, mezcla realidad con exageración.

En 1981, el músico llegó a un acuerdo para lanzar su primer disco en solitario. Para dar una imagen positiva, Osbourne y su esposa Sharon decidieron llevar varias palomas blancas a la firma del contrato, con el objetivo de soltarlas como símbolo de paz. Sin embargo, el cantante apareció completamente borracho y le arrancó de un mordisco la cabeza a una de las aves. A raíz de este incidente, el músico incluyó en sus giras un número en el que parodiaba lo ocurrido mordiendo murciélagos de goma.

El problema surgió cuando en un concierto celebrado en Iowa desde el público lanzaron un murciélago vivo al escenario. Tal como ocurría en otros conciertos Ozzy lo levantó, se lo llevó a la boca y lo mordió. El cantante no contaba con que el animal le devolvería el mordisco, por lo que tras el concierto tuvo que acudir a un centro hospitalario donde le administraron la vacuna contra la rabia.

7.-El desgarrador llanto de los niños en la canción “The Kids”: Incluida en el álbum “Berlin”, esta canción de Lou Reed que cuenta la historia de una madre a la que los servicios sociales le arrebatan sus hijos sobrecoge por el aterrador llanto de un grupo de niños pequeños que puede escucharse al final de la misma.

Lejos de ser un mito, la historia que se esconde tras esos desgarradores lamentos surge de la mente del productor Bob Ezrin, que tuvo la cruel idea de encerrar a sus hijos en una habitación y contarles que su madre había muerto. Ezrin grabó desoladora reacción de los pequeños para insertarla en la canción interpretada por Reed, quien, al parecer, no conoció el origen de los llantos hasta que el tema estuvo ya grabado.

Fuente: abc.es