jueves, 11 de febrero de 2016
primicias

Lo que nunca viste del cine porno

Sophie Ebrard es la fotógrafa que retrató el detrás de escena de las filmaciones de películas para adultos. "Quería explorar el cuerpo humano, el desnudo y la sexualidad", explicó. Mirá las fotos.

La fotógrafa Sophie Ebrard ha llevado a cabo un proyecto personal denominado “It’s Just Love”, una mirada natural, cándida y sincera del mundo del cine porno.

Nacida en los Alpes franceses y con domicilio en Londres y Amsterdam la artista habló sobre la ingenuidad y profesionalidad de sus trabajos, su deseo de trabajar en Barcelona y la exposición que celebró en su propia casa.

En una entrevista con el sitio Quesabesde.com, la fotógrafa habló sobre sus inicios: "Trabajé durante diez años en publicidad como directora de cuentas, así que básicamente gestionaba los clientes y las expectativas con las agencias. Fue una gran experiencia, un gran trabajo, especialmente al principio. Era el año 2000, una época muy distinta a la que vivimos ahora, y entonces se podían hacer muchas cosas en publicidad, no estaba todo tan globalizado. Pero al cabo de un tiempo me di cuenta de que eso no me llenaba creativamente hablando. Me encantaba estar rodeada de gente tan creativa y participar en todas esas campañas de publicidad, pero al final todo se reducía a clientes y política. Aquella no era yo, así que tuve una especie de crisis nerviosa, me quemé. Pensé que aquello no era lo que yo quería hacer y que tenía que buscar un nuevo trabajo, uno que me llenara y de verdad me apasionara".
 
Fue así que se metió en la fotografía. "No tenía ninguna presión, me dejé llevar por mis instintos. Empecé a quedar con fotógrafos que me gustaban. Les hacía preguntas, tomaba cafés con aquellas personas que me podían aportar algo y me sentía libre. No fui a ninguna escuela. No tenía muchos conocimientos sobre fotografía ni sobre cómo hacer fotos. Ni siquiera sobre Photoshop. Pero me compré una cámara de película y empecé a hacer fotos. Siempre trabajé con película. Empecé a mejorar, a comprender cómo funciona la luz, y creo que el hecho de no ir a ninguna escuela hizo que encontrara mi estilo muy rápidamente. No creo que hubiese encajado muy bien en una escuela de arte. De haber sabido más sobre el tema no hubiera profundizado en mi estilo y quizás me hubiera perdido en aspectos más técnicos".
 
"Pero una cosa es querer ser fotógrafa y otra muy distinta es hacer campañas para clientes y hacerlo bien. No sabía si tendría éxito o no cuando empecé ni hasta dónde podría llegar, pero lo intenté con todo mi corazón y disparé sin parar. Me sumergí del todo en lo que quería hacer", dijo.
 
Respecto al proyecto “It’s Just Love” que refleja imágenes del detrás de escena de películas porno, contó: Hace cinco años dejé mi trabajo, me fui unos días de vacaciones, y cuando volví, en 2010, me levanté un día por la mañana y me dije que era fotógrafa"
.
"Con “It’s Just Love” quería explorar el cuerpo humano, el desnudo y la sexualidad. Soy una persona muy ingenua y mi trabajo también lo es. Había trabajado antes con familias, amigos, niños… y eran proyectos bonitos, así que quería expandirme un poco y ampliar mis límites con un proyecto sobre la sexualidad. Fui con un amigo a una fiesta de swingers, una fiesta de intercambio de parejas. Fui con la idea de conocer a gente a quien pensé que podría interesarle posar desnuda frente a una cámara. Quería hacer contactos, conseguir teléfonos y trabajar con nuevas personas. No sucedió como yo había previsto, pero pasaron dos cosas interesantes aquel día", contó.
 
"Fue la primera vez que vi a alguien practicar sexo delante de mí, y fue una experiencia reveladora. Me abrió los ojos, y creo que fue algo precioso. No había imaginado en ningún momento que sería como lo que vi. Tenía una percepción muy distinta de este tipo de fiestas antes de aquel día. Estuve sentada en un sofá durante dos horas viendo cómo dos personas practicaban sexo y fue muy bonito. Me hubiera encantado tener una cámara en aquel momento, de verdad que deseaba fotografiar todo aquello", agregó.
 
"La segunda cosa que pasó aquella noche es que conocí a Gazzman, el director de cine para adultos que he estado siguiendo durante los últimos cuatros años. Le hablé acerca de mi proyecto sobre la exploración de la sexualidad y me dijo que fuera a uno de sus rodajes. Pensé que era buena idea, una invitación que no podía rehusar. Así que fui, y eso fue el inicio de mi proyecto. Eso pasó en junio, y a los dos meses ya estaba viajando hacia Los Ángeles para continuar con la serie. Es un proyecto completamente personal porque está financiado al 100% por mí. Es algo del todo mío, mis fotos hechas como yo he querido. Nadie me ha dicho lo que tenía que hacer o cómo debía hacerlo", describió.