miércoles, 17 de agosto de 2011
primicias

Llegó el caño a Bailando 2011: Pedro Alfonso lloró y Adabel Guerrero se lució en el fierro con polémica incluida

La tercera versión del caño se presentó con un show de apertura que contó con la participación del staff de bailarinas de ShowMatch, acróbatas y especialistas de pole dance. Las hermanas Escudero, Pedro Alfonso y Adabel Guerrero, con polémica incluida, impresionaron al jurado con buenas producciones.

Las hermanas Vanina y Silvina Escudero fueron las encargadas de estrenar el ritmo con una coreografía temática en la que representaron a enfermeras del futuro muy sensuales.

Silvina reveló que a lo largo de los ensayos superó un pánico a las alturas gracias a la labor de los coach.

Después de que Paula Cháves admitiera que no quiere casarse por ahora con Pedro Alfonso, el productor se presentó en la pista decidido a ratificar sus intenciones de pasar a una nueva etapa en la relación.

Los tortolitos cruzaron chicanas propias de la convivencia y se justificaron por tener personalidades fuertes.

La modelo comentó que a veces discuten durante un período tan prolongado que no se acuerdan por qué estaban debatiendo y Peter sonrió: Encima estamos en un momento en el que no pasamos desapercibidos cuando vamos a comer afuera y tenemos que simular que está todo bien cuando discutimos. Pero después nos reconciliamos.


Adabel Guerrero y Martín Whitencamp ofrecieron una nueva propuesta: los sado-masoquistas. Látigo en mano, la bailarina obligó a Marcelo Tinelli a subirse a la H con una voz sensual que le hizo honor a las correcciones que le habían dado los jueces de Bailando 2011.

Con una coreografía súper hot y cubierta apenas por un par de cinturones alrededor de su escultural figura desnuda, Guerrero prendió fuego el estudio y exclamó al final: ¡Lo quiero hacer de nuevo!.