lunes, 19 de enero de 2015
internacionales

Las enigmáticas dos palabras que escribió Walt Disney antes de morir

El propio actor, que trabajó para el estudio de Disney en sus inicios, reveló que su nombre fue lo último que anotó antes de morir.

"Kurt Russell". Estas fueron las últimas y enigmáticas palabras escritas por Walt Disney antes de su muerte, ocurrida el 15 de diciembre de 1966 a causa de un cáncer de pulmón. Medio siglo después, el motivo que llevó al creador del mayor imperio de animación de la historia del cine a anotar el nombre del actor sigue constituyendo toda incógnita a la que más de uno ha tratado de dar respuesta.
Fue el propio actor quien confirmó que no se trataba de una leyenda urbana allá por el año 2007, cuando acudió al programa de Jimmy Kimmel en la televisión estadounidense. "Es cierto. No sé cómo tomármelo. Me llevaron una vez a su oficina, después de que muriera, y me lo enseñaron", relataba entonces el intérprete.
La conexión entre Walt Disney y Russell no resulta nada difícil de rastrear: en sus inicios en la industria del cine, mucho antes de darse a conocer con películas como "La cosa" y "1997: Rescate en Nueva York", trabajó para la factoría del ratón Mickey. De hecho, fue en el 66, año de la muerte del patrón, cuando intervino en su primer trabajo para la compañía: "Veinte docenas de hijos". Tenía 15 años.
A Disney le gustó tanto que instó a que le firmaran un contrato de 10 años, según explica Jim Korkis en Mouse Planet. Esta web, especializada en ofrecer información sobre el estudio erigido por Walt, ofrece de hecho una posible explicación al porqué de las enigmáticas últimas palabras del difunto ganador de 22 premios Oscar
De acuerdo con la citada web, entre los documentos que figuraban en su escritorio se encontraba un papel bajo el epígrafe "Proyectos televisivos en producción". Al final de la hoja, una serie de nombres, incluido el del actor. Aunque con una salvedad: Disney escribió Kirt en lugar de Kurt. Un curioso lapsus que documenta la web Comic Book Resources.
Los amantes de las teorías más estrafalarias, sin embargo, puede que nunca se queden satisfechos con esta aclaración.
Fuente: abc.es