martes, 08 de marzo de 2016
primicias

La verdad sobre la falsa oferta de la NASA por fumar porros 70 días

Varios medios han publicado una falsa noticia sobre la NASA y los 18.000 euros que pagaba a voluntarios que deberían estar 70 días fumando porros en la cama. Es falso. LA NASA hace experimentos similares, pero sin consumo de cannabis.

Varios medios se han hecho eco de una falsa noticia convertida en viral en las redes. El titular  'La NASA pagará 18.000 dólares por estar 70 días fumando porros'  aparece cada cierto tiempo y, sin saber bien por qué, salta a la luz pública y copa las portadas de digitales y ocupa espacio en los medios tradicionales.
Así ha ocurrido en diversas ocasiones en los últimos años y por lo menos desde 2013 se pueden encontrar noticias que hablan sobre el falso estudio. Pero, ¿qué hay de cierto en la noticia? Si bien es cierto que la NASA realiza estudios para comprobar las consecuencias del cuerpo en reposo, lo hace sin porros de por medio.
Así, y mediante la búsqueda de voluntarios, la NASA ha estudiado las consecuencias de un reposo continuado -70 días en la cama- en el organismo. El precio por tan peculiar trabajo: 13.000 euros.
Y es a partir de ahí de donde surge el falso estudio de los porros. La NASA permite, durante el tiempo de reposo, el uso de juegos, televisión y lectura a los voluntarios. Los porros, lo lamentamos por los participantes más deseosos de experiencias nuevas, no están incluidos en el menú.
El estudio que sí existió
El estudio real lo realizó el Centro Espacial Johnson y es un paso más en la preparación de los vuelos espaciales de larga duración, para estudiar los efectos de la microgravedad en el cuerpo de los astronautas.  Tumbados todo el tiempo durante setenta días, a excepción de breves momentos para la realización de algunas pruebas, el voluntario estará en una cama ligeramente inclinada (con un ángulo de 6°). Una inclinación que hará que los líquidos del cuerpo se dirijan a la parte superior del organismo, provocando efectos similares a los encontrados en las enfermedades cardiovasculares frecuentes en el espacio. “Y como efecto de poner a alguien en la cama durante mucho tiempo, existe también la atrofia muscular y la densidad ósea“, dice el Dr. Cormwell en la revista Forbes.