sábado, 29 de octubre de 2011
primicias

La primera vez de Paula Chaves y Pedro Alfonso

Anoche, Paula Chaves y Pedro Alfonso se sometieron a terapia con Dady Brieva en Sábado Show, el programa que conducen Denise Dumas y José María Listorti en El Trece.En un momento de la charla, Brieva soltó la pregunta del millón: ¿Cómo fue la primera vez que hicieron el amor?. Enterate cuál fue la respuesta en esta nota.

Dady Brieva encabezó una charla profunda, emotiva y logró desnudar detalles inéditos de la relación sentimental que cautiva a miles de fanáticos en las redes sociales y, claro, que siguen palmo a palmo cada nuevo capítulo de la historia en la televisión. El humorista fue al grano e introdujo la charla preguntándoles qué es verdad y qué es juego mediático.

"El año pasado era más difícil porque todo era muy real y uno no sabía cómo manifestar ese histeriqueo que uno tiene cuando arranca una relación. Lo que se plasmaba al aire fue siempre puro. Yo sentía el cosquilleo al verlo en la productora. Era imposible que no me afectara todo lo que pasaba durante el programa", confesó Paula Chaves. En referencia a las dudas que surgieron en algunos respecto de la veracidad del romance, Pedro fue claro: "Es imposible saber como participante qué funciona en la tele".

EL DOLOR DE PEDRO

El muchacho de José Mármol se autodefinió: "Siempre me dijeron Pepe y por una persona me dicen Peter. Soy productor y estoy en un concurso de baile en el que intento mostrar otras cosas que no sé. Estoy muy enamorado de una chica que conquisté mediante la televisión, haciendo de todo para eso. Se vio todo, mientras pasábamos las etapas como pareja. Viví siempre en la misma casa hasta que me mudé hace dos años a Capital por la distancia". A Pedro se le llenaron los ojos de lágrimas cuando le tocó hablar de su familia: "Soy el menor de mis hermanos, mi papá es analista de sistemas y mi mamá falleció hace 2 años. Era ama de casa y siempre tenia como proyecto vender ropa".

La sola mención de su madre conmovió al productor, que luego dijo: "Ella llevaba a cargo la casa. Estaba pendiente de mis hermanos, primos, tías, de todos, y nunca la escuché quejarse de nada. Lamentablemente no vio nada (de su fama en TV) y era muy fanática de ShowMatch y de las revistas. Fue muy loco que haya pasado todo esto, aunque ella sabía que iba a pasar y creo que tiene mucho que ver. Nunca me hubiese imaginado estar en Bailando, hacer temporada… La verdad es que la primera vez que bailé y ahora mismo, siento la angustia de que no esté aunque la siento presente. Me cuesta mucho no escucharla. Llamaba a todo el mundo cada vez que me veía por la tele".

Alfonso reveló que María Vázquez y Mariano Iúdica fueron vitales para soportar la pérdida: "El lunes se cumplen 2 años que no está y trato de no recordar la última vez que la ví, en la cama cuando no respiraba más. Tengo grabaciones de su voz, más allá de que la tengo en mi cabeza. El otro día vi un video de cuando fuimos a Brasil y estaba bailando contenta. Aprendí que hay que convivir con eso. No se supera. María y Mariano fueron muy importantes cuando mi mamá estaba enferma porque me hablaron desde otro lugar. Me dijeron que cada vez iba a ser peor. La verdad es que fue así. A veces quiero agarrar el celular para llamarla y sí, es cada vez peor".

EL DOLOR DE PAULA

Paula Cháves aceptó el desafío de definirse a sí misma y rápidamente -al igual que su novio- habló de su familia: "Tengo 27 años y soy de Virgo. Mi papá es comerciante textil y mi mamá, ama de casa. Tengo dos hermanos y mis padres se separaron hace 6 años". Brieva advirtió la emoción que comenzaba a brotar en la modelo e indagó. "Él se fue de casa al año que volvimos de Lobos. En un primer momento fue una de las peores cosas que me pasó, y aún creo que es así. Como hija más grande es dificilísimo entenderlo y hasta el día de hoy me voy a dormir a la noche y le pido a Dios que algún día estén juntos de nuevo. Por suerte tienen una buena relación entre ellos y, en realidad, eso es lo más importante porque nosotros (los hijos) mamamos el amor de ellos. Me gustaría vivir juntos otra vez porque no es lo mismo no verlos juntos al llegar a casa".

"¿Tu papá es el hombre más importante de tu vida?", le preguntó el terapeuta. "Mi papá es el hombre más importante de mi vida, pero Pedro ocupa la cabeza de esa lista. El corazón es ancho para que hayan dos hombres", reflexionó la subcampeona de Bailando 2010.

JUNTOS EN LA INTIMIDAD

"¿Viven juntos?", cambió de tema el ex MiDaChi. "Vivimos semi juntos por ahora", sonrió Pedro. "Por ahora él vive en su casa y yo en la mía", aclaró Paula, "Porque vivir juntos será una etapa que se dará cuando tengamos un nidito de amor", completó.

La charla entró en un clima más intimista. La modelo comentó que duerme del lado izquierdo de la cama y que Peter lo hace a la derecha, coincidiendo con el orden establecido por el matrimonio Alfonso. Dady se sintió lo suficientemente cómodo como para explorar la génesis del romance.

"Al principio era una chica que me gustaba, pero nunca había hablado con ella. Cuando la conocí, me fui enganchando", relató Pepe, tras lo cual Paula reconoció que llegaba lastimada a la cita con el amor: "El año pasado venía con muchas trabas porque salía de otra relación y estaba negada al corazón para preservarme y cuidarme. Me gustaba su forma de ser y realmente no me detuve a pensar durante la etapa de conocimiento. Fue un año de muchos cambios para mí".

El quiebre, según ambos coincidieron, fue la separación. "Nos sirvió mucho ese tiempo. Ahí me di cuenta que era la mujer. Sentía que la necesitaba y desde entonces, todos los días me asombra y me enamora más. Es una elección de todos los días. Hace 4 meses que estamos de novio, en realidad. Antes estaba el juego del Bailando pero después me di cuenta que quería estar con ella", confesó Alfonso. "A fin de año, cuando nos separamos, lo extrañaba horrores. Nunca había sentido el amor en estado puro. Fue amor de verdad. Elección", agregó Chaves.

LA PRIMERA VEZ

Brieva soltó la pregunta del millón: "¿Cómo fue la primera vez que hicieron el amor?". Colorado, vergonzoso. Así comenzó a contestar Pedro: "Veníamos histeriquiando mucho con el primer beso. Después del beso pasó un tiempito y fue muy lindo. Fue muy esperado. No fue a la primera cita. Soy muy respetuoso. Esa etapa de coqueteo se disfruta mucho, aunque me moría por darle un beso o estar con ella íntimamente. Quería concretar. Ella estaba a veces a la defensiva y no la entendía".

Paula fue más allá y arremetió: "Yo lo avancé. Me acuerdo perfectamente que estaba tomando mates con mi primo Juampi y por mensajito nos escribíamos que si, que no... Yo quería dar un paso más y le pregunté a mi primo si quedaría como regalada si se lo proponía. El me dijo que no, porque el pibe venía remando en gelatina desde hacía tiempo. Entonces, me decidí y le escribí en el celular: Voy a tu casa. En 10 minutos tuvo que ordenar su departamento", comentó con una carcajada entre los dientes. Pedro no negó nada y prosiguió: "No me lo esperaba. Fue con un carácter… No es que sea pasivo. Mis viejos son personas sumamente respetuosas y educadas y yo soy así con las minas y con la vida".

DIFERENCIAS Y SEMEJANZAS

La terapia derivó hacia la forma de ser de cada uno. "Creo que soy malhumorado, pero más por serio que por enojarme. Siempre saludo a todo el mundo, salvo cuando veo a la misma gente todo el tiempo y algunos me tildan de no ser macanudo. En realidad soy tranquilo. A ella le molesta un poco mi tranquilidad. La relación de mi viejo con mi vieja era similar a la nuestra", analizó el productor estrella de La Cocina del Show. La modelo hizo público el contraste de ambas personalidades: "Somos de polos opuestos. Yo puedo estar en una reunión con 800 personas y hablar con todos. Le tuve que explicar a mis amigas que le cuesta socializar un poco. ¡Puede estar 25 minutos sentado en un sillón sin decir una palabra y yo remo la situación!" se quejó.

Si hay algo que une a los tórtolos, sin embargo, es la imagen de compartir su vida con mucha gente. Brieva hizo foco en un momento del año en el que la familia se reúne, la Navidad, y resurgió en el ambiente la cuenta pendiente de cada uno de los entrevistados. "Una navidad mía era siempre en lo de mí tía. Son momentos sagrados en mi familia, que es muy tradicional. Miraba videos de hace 10 años y es terrible cómo se va (muere) gente de la foto", lamentó el oriundo de José Mármol. "Yo pasé mi infancia en Lobos y festejábamos en lo de una familia amiga en Mar del Plata, cerca del faro. Extraño cuando estábamos todos juntos aunque mis viejos se peleaban. En el momento del brindis, no discutían más. Yo le tenía pánico a Papá Noel y recuerdo el olor a los fuegos artificiales y el de los papeles de regalo", comentó Cháves.

Incisivo, Dady les pidió a cada uno que describan una foto en la que reflejen un momento felíz soñado para su futuro y Paula arrancó: "Un día en la naturaleza, con Pedro, tres hijos varones y una mujer para darle el gusto a él. Mis hermanos, los de Pedro, toda su familia, mis padres grandes, muchos perros. Todos comiendo en una mesa con mucha variedad riéndonos con salud". Con similares ingredientes, Peter continuó: "Mi foto sería en una linda casa, grande, con pileta, perros, mucha gente. Con mi amor, una familia numerosa, rodeados de nuestras familias y los amigos. No sé si tres hijos varones, porque prefiero tres mujeres y un varón".

Ante la inminente discusión acerca de la descendencia, ella interrumpió: "Tenemos un perro, que es como un hijo. Un taxista me advirtió de sus problemas en el corazón. Era criador. Me dijo que había que tener cuidado al cruzarlo con monta. Teníamos pensado hacerlo con la perra de Luli Fernández, pero cancelamos la cita cuando averiguamos de su problema. Los bulldog francés se exitan tanto que pueden morir de un bobazo" La solución, entonces, es masturbar al can. "¿A quién le toca?", consultó el terapeuta. "Yo todavía no me animo. Lo charlamos seriamente", dijo Pedro. "Si lo hago yo, es incesto porque soy la madre. Si lo hace él es p… Hay que hacerlo con guantes y ponerlo en una probeta. En los criaderos los cruzan por inseminación", cerró Paula.

UN TIERNO FINAL

Antes de terminar la sesión, Dady les regaló una canción romántica para que se despidan bailando y ambos cruzaron palabras de amor. Ella dijo: "Te elijo día a día como el hombre de mi vida. Te amo con toda mi alma y me encantaría que lleguemos a viejitos juntos, queriéndonos y respetándonos". Visiblemente sensible, él respondió: "Me hacés muy feliz, me das mucha paz y amor. Quiero estar toda mi vida con vos".

Las luces bajas y un brindis dieron paso a un momento íntimo en el que Paula y Pedro se quedaron solos en el estudio, abrazados y besándose mientras su terapeuta había dejado su silla vacía.