viernes, 23 de octubre de 2015
primicias

La irreparable relación de los hermanos Dente: Fernando y Tomás

Una vez más, los hermanos Dente contaron los motivos por los cuales se encuentran enemistados. Los detalles.

Hace unos meses, este portal contaba en exclusivo el distanciamiento que existe entre los hermanos Fernando y Tomás Dente.
Mientras uno hace carrera como periodista de espectáculos y el otro triunfa en el Bailando 2015, Fernando y Tomás Dente no se hablan hace cinco años. Diferencias familiares y laborales los separaron y nunca más recuperaron el vínculo.
El miércoles, Fernando realizó una breve declaración en BDV al respecto. "Prefiero no hablar demasiado pero no por nada en especial sino porque este fue un año de mucha exposición. Él trabaja en un programa donde se comentan cosas, lo que hago yo", explicó. Y agregó: "Entre nosotros está todo bien, yo a Tomi lo adoro, no tengo ni medio problema. No me pone cómo hablar de algo tan privado, tan de mi familia". Cuando le preguntaron si se juntarían para volver a hablar, dijo: "Tiene que ver con un proceso nuestro".
"No soy fanático de esta situación de estar distanciado de mi hermano. No es algo que me alegre ni que me de orgullo, pero bueno somos distintos evidentemente", explicó sincero.
"Lo que es más horrible es tener que explicar. No lo digo por ustedes pero noto que muchas veces hay gente que se para desde cierta moralina. Está todo bien con lo que dice el Martín Fierro pero a veces la vida es la vida. La vida sucede y uno hace lo que puede. La gente no puede entender que ninguno de los dos es malo por estar distanciado del otro".
"Te soy sincero, no hay una oración que pueda decir. No es que pasó algo concreto. Nos pasó como familia muchas cosas muy fuertes y cada uno salió para el lado que pudo y de a poco nos fuimos reencontrando", concluyó.
Y este viernes, fue el turno de Tomás. En Nosotros al mediodía, el periodista dijo: “A mí me encanta verlo bien. Es el mejor. Fernando es un artista íntegro”, comenzó Tomas. “Él fue como el nene mimado de la familia”, completó.
“Yo siempre fui como el hijo más mamero. Cuando fue todo el proceso de enfermedad de mi mamá, yo estuve todo el tiempo. La acompañé en cada momento. Tal vez mis hermanos, por su forma de ser, lo procesaron de otra manera”, expresó sobre el posible asunto que terminó por separarlo de su familia.
 “Yo no creo que él tenga que pedirme perdón. Yo no soy quién para pedirle eso.  Es un sol. Yo jamás hablaría mal de ninguno de mis hermanos. Se equivocó como todos. Yo también me equivoqué. Como todos. Todas las noches cuando rezo le pido a Dios que a mis hermanos no les falte nada”, añadió.
“La vida misma hizo que estemos más desapartados, desencontrados. Siento que en este momento de mi vida más allá de todo es el sentimiento, quizás no tenemos muchas cosas en común, quizás son más cosas las que nos separan y nos dividen”, finalizó Tomás.