viernes, 05 de agosto de 2011
primicias

La historia de la argentina acusada de hackear imágenes de Crepúsculo

Se llama Daiana Santía, tiene 24 años y fue acusada por la productora Summit Entertainment de obtener ilegalmente información de Amanecer, próxima entrega de la saga. Ella niega los cargos. A poco de estrenarse Amanecer, la última parte de la exitosa saga Crepúsculo, el estudio estadounidense Summit Entertainment la acusó de haber hackeado imágenes y videos de la película.

Sin embargo, está oriunda de Posadas que egresó hace unos años del Bachillerato Humanista y que actualmente estudia Ciencias Económicas en la capital misionera negó este viernes todos los cargos en un conferencia de prensa acompañada de sus abogados Pablo Luján y Marcelo Armanini.

Allí, Daiana admitió que accedió a páginas en Internet donde se habían publicado las imágenes del film, pero "no capturé nada, no las difundí, no las guardé. Después de verlo, cerré todo", dijo la joven bonaerense de nacimiento.

"Como soy fan de la película paso muchas horas buscando información y las cosas que vi fueron de manera casual y de tantas horas que paso en Internet las encontré, pero si quiero hacerlo ahora no podría, ya que iba de página a página entrando, entrando, no las capturé, las vi y nada más, explicó.

Santía se mostró angustiada porque dijeron muchas cosas sobre el caso, "que era una red, que soy una hacker y no es cierto, la gente que me conoce sabe que no tengo esos conocimientos, soy un usuario más como cualquier persona".

Además, expresó que la sensación que le queda tras estos acontecimientos no es para nada agradable y que jamás imaginó que podría verse envuelta en semejante problema. De hecho confesó que sintió mucho el que también hayan implicado en el caso a su padre, aunque sostuvo que no dejará la ciudad y tampoco sus actividades, cofiando en que sus abogados puedan darle una salida positiva al caso.

Por su parte, Pablo Luján indicó que "las legislaciones vigentes prevén juicios pero no para lo que realizó Daiana". Y también informó que el estudio está "analizando llevar adelante acciones contra la productora y contra la empresa de seguridad informática contratada". Para el abogado "la productora contrató a este tercero, quien contacta a la familia y luego lo hace con nosotros".

En la reunión que se tuvo con la empresa de seguridad Luján aclaró que estos dijeron que "había otras personas que estaban siendo investigadas". Reiteró que de haber un proceso judicial se ratificará la jurisdicción Argentina y dijo "si hay un hecho que se cometió en Misiones debe ser juzgado por jueces de Misiones".

MANIOBRAS CUESTIONABLES. Uno de los abogados de la chica, Marcelo Armanini, explicó que hace un mes y medio, la joven recibió la visita de la empresa de seguridad informática que fue contratada por la productora y expresó que "el acceso a ella fue de forma casi extorsiva, exigían la entrega de cuestiones personales como el disco rígido de su computadora que posee cosas personales.

Daiana no puede considerarse una persona que ha pirateado o hackeado información con fines comerciales, o de transmitirlos o venderlos, ni siquiera los ha transmitido en forma amistosa, dijo el letrado.

También precisó que este tema es un daño a la intimidad y a los derechos personalísimos gravísimos, nosotros sostenemos la jurisdicción Argentina, sostenemos que de haber algún hecho sujeto de investigación la competencia es territorial Argentina y en particular de Misiones, en el orden nacional y constitucional acá debe tenerse en cuenta el principio de reserva del Artículo 19 de la Constitución Nacional, que menciona las acciones privadas que no ofendan ni el orden, ni la moral pública, ni afecten derechos de terceros están exentos de la autoridad de los jueces.

Armanini consideró que mientras Daiana no sea llamada por un tribunal o por una autoridad competente para que ejerza el derecho de defensa que lo tiene y mucho, de ninguna manera puede ponerse en Internet una condena anticipada como se hizo en este caso.

Sin embargo, el estudio estadounidense afirmó que, en el encuentro mantenido el 8 de junio con la joven en Posadas, ésta "confesó en presencia de su abogado que accedió a servidores y cuentas de correo mediante un ataque sistemático, robando fotografías, imágenes sin editar y secuencias de video durante varios meses".

Además hay "evidencia indiscutible que la relaciona directamente con direcciones IP (números de identificación de una conexión a Internet) que fueron empleadas en el acceso no autorizado", dijo el estudio. Afirmó que la conducta de la joven parece premeditada y que ésta empleó "tecnología y tácticas" que requieren conocimiento, tiempo y habilidades. (A24)