jueves, 09 de abril de 2015
internacionales

La hija de Demi Moore contó lo que sufrió por no ser "tan linda como su madre"

Rumer Willis, hija de la actriz y Bruce Willis, contó que padeció bullying y llegó a considerar la cirugía plástica. Pero a nosotros nos parece bonita. Mirá la galería de fotos y opiná vos también. 

Parece que no todo ha sido un camino de rosas para Rumer Willis, la hija mayor de Demi Moore y Bruce Willis. No sólo ha tenido que enfrentarse al divorcio de sus padres sino que también ha tenido que crecer a la sombra de sus progenitores, dos grandes estrellas de Hollywood. Sobre todo a la sombra de la belleza de Demi. 
La joven, que triunfa en el concurso Dancing with the Stars, contó su historia en televisión e hizo llorar a su madre que estaba entre el público.

Para Rumer la adolescencia no fue nada fácil, ya que sufrió mucho acoso debido a su aspecto físico. “Se burlaban de mi, siempre me estaban comparando con mi madre, una de las mujeres más impresionantes que he conocido. Me decían que yo tenía los rasgos masculinos de mi padre, más que los de mi bella madre", señaló durante su entrevista más sincera.
"Cuando era una adolescente siempre estaba incómoda. No me sentía a gusto con mi cuerpo o mi apariencia y la gente era muy desagradable conmigo", agregó. Fue tanto lo que le afectaba que incluso llegó a considerar someterse a una operación de cirugía estética.
 
Afortnadamente fue su hermana Tallulah quien la ayudó a superar esta etapa y aceptarse a sí misma. “Mi hermana Tallulah estuvo en rehabilitación y fue quien me inspiró para superar todo esto. Nunca ocultó sus problemas, acepta sus fallos. Todavía soy yo, soy hermosa y más nada importa. Me di cuenta que podía sentirme así y dejar de escuchar a los críticos,” señaló Rumer que con mucho cariño, quiso decidió dedicar su baile a su hermana menor.
Mirá la galería de fotos y, de pasó, dejá tu opinión en la encuesta.