viernes, 29 de abril de 2011
primicias

La felicidad del William y Catherine ante la ovación de los londinenses

En sus rostros se intensificó la felicidad al escuchar la ovación de todos los ciudadanos que los recibieron en las calles de Londres. A bordo del carruaje real, el mismo que trasladó a Lady Di el día de la boda con Carlos de Gales, el flamante matrimonio se relajó al escuchar los aplausos y los gritos.

En sus rostros se intensificó la felicidad al escuchar la ovación de todos los ciudadanos que los recibieron en las calles de Londres.

A bordo del carruaje real, el mismo que trasladó a Lady Di el día de la boda con Carlos de Gales, el flamante matrimonio se relajó al escuchar los aplausos y los gritos.

Luego de la ceremonia llevada a cabo en Westminster, William y Catherine hicieron la procesión a bordo del carruaje real.

Recorrieron los lugares más tradicionales de Londres, en medio de la ovación de miles de ciudadanos.

El príncipe William junto a su esposa, la princesa Catherine Middleton, recorrieron las calles de Londres escoltados por la Caballería británica.

Fue a bordo del carruaje real y ante la ovación de miles de personas congregadas para verlos. William y Catherine no dejaron de conversar cuando caminaban tomados de la mano hacia la salida de la abadía de Westminster.

El flamante matrimonio real subió al State Landau, construido en 1902, el mismo que trasladó al Príncipe Carlos y Lady Diana de Gales el día de su boda, el 29 de junio de 1981.

Detrás del carruaje de los príncipes, la Reina Isabel, acompañada por el Duque de Edimburgo. Realizó el recorrido por las calles de Londres que finalizó con la llegada al Palacio de Buckingham.

El recorrido fue presenciado por alrededor de un millón de personas, informaron las fuerzas de seguridad británicas. En el Palacio, los 300 invitados aguardan el comienzo de los festejos, que se prolongarán a lo largo de toda la jornada.

Fotos: AP