sábado, 23 de agosto de 2014
primicias

La confesión de Jelinek: "Con el ‘Rifle’ Varela pasaron cosas"

La modelo dio nuevos detalles de su salida de “Nosotros al mediodía”, el programa que conduce Fabián Doman y además se refirió a su relación con el periodista deportivo.

Karina Jelinek se refirió a su salida de “Nosotros al mediodía”, el programa que conduce Fabián Doman por El Trece. Afirmó que “hubo muchas internas con Fabián” y lo acusó de no darle el espacio que habían acordado. Además, tildó al periodista de “orgulloso” y lo fustigó en tono de broma: “El conchero se lo quedó Doman”.

En diálogo con la Once Diez sostuvo que Doman le fue sacando minutos en el programa: “La sección mía iba bajando. Tenía la sección de moda y no me dejaba hablar. Tenía el cuestionario mío, pero lo quería hacer Fabián. No me lo dejaba hacer, y cuando lo tenía que hacer, de doce preguntas, hacía dos o tres”.

Además, lo acusó de no haberle dejado entrevistar a Juan Manuel “Rifle” Varela: “Era picante porque con el ‘Rifle’ pasaron cosas. Me mandó unas velas aromáticas afrodisíacas al camarín. Él dijo que no soy su estilo, pero después dijo otra cosa”. A pesar de esto, aclaró que con el periodista deportivo son “amigos, nada más”.

Jelinek dijo que la llamaron de parte de la producción para decirle que estaban contentos con su trabajo, y que les gustaría que vuelva al programa, pero que le explicaron que “Fabián estaba enojado”. Además, confirmó que discutió con los productores: “Es verdad que discutí con ellos. Ya les pedí disculpas porque ellos no tienen la culpa”.

A la vez, contó que estuvo dolida y lloró mucho porque estaba “entusiasmada” con el proyecto. “Yo era la primera en llegar a la mañana.Llevaba medialunas, pastelitos hechos por mí y los recortes de los diarios, desde moda hasta los fondos buitre”, resaltó.

Por último, planteó que se sintió desaprovechada en el programa: “Fabián es un periodista muy inteligente, pero me hubiera aprovechado para darle un poco mas de diversión al programa. Yo quería aprender de ellos. A mí no me molestaba estar en un rinconcito al lado de él, dándole un poco de color a lo que él decía”.