domingo, 13 de septiembre de 2015
primicias

La Casa de GH, convertida en una gran kermesse

Como si estuvieran en esas tradicionales ferias, los chicos deberán jugar al Tumba latas, Aros en botellas, Básquet, Bowling, el Corchito y el Sapo para superar la prueba semanal.

Y de repente, la Casa se convirtió en una kermesse, esas ferias que aún hoy se organizan y donde la gente puede participar de diversas actividades. ¿Qué tiene que ver esto con Gran Hermano? Del mismo modo que en ese tipo de fiestas, los chicos jugarán al Tumba latas, Aros en botellas, Básquet, Bowling, el Corchito y el Sapo para sumar la mayor cantidad de puntos posible y así superar la prueba semanal que les propone GH.
Durante 48 horas, y en cualquier momento del día, los chicos escucharán una alarma y el nombre de alguno de ellos. A partir de ese momento, tendrán 10 segundos para llegar al Salón de usos múltiples y comenzar el juego que se le asigne. En este caso, el único que corre con algo de ventaja es Francisco, quien con su hombro izquierdo luxado tendrá un minuto para hacerse presente en el SUM. Si alguien no llegara a tiempo, se les descontarán 100 puntos.
Más allá de las dificultades que pueda representar cada juego, la cantidad de puntos que los chicos tienen que alcanzar quedará en sus manos. ¿Por qué? Porque al final del desafío, recibirán tres cartas cerradas donde habrá tres mensajes, uno en cada sobre: superan el desafío si alcanzaron 4000 puntos o más; superan el desafío si alcanzaron 7500 puntos o más; superan el desafío si alcanzaron 10000 puntos o más. De ellos depende.